Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La `caja chica´ de López: del gasto sin control al freno del macrismo

La formulación de las políticas de la obra pública nacional, un contraste notorio del kirchnerismo al macrismo

La `caja chica´ de López: del gasto sin control al freno del macrismo

Su nombre formal es "Formulación, programación, ejecución y control de Obras Públicas". Era la caja "chica" de José López, el ex secretario del área preso por intentar ocultar u$s 9 millones en un monasterio. Circularon desde ese área fondos de manera discrecional, casi cinco veces superiores a los previstos por presupuesto. Hoy, a siete meses de su salida, es la contracara. Como parte del Ministerio del Interior, durante el primer semestre se le giró solamente el 5% del dinero estipulado y es uno de los programas más retrasados de la administración nacional.

"Tiene como objetivo la ejecución de obras de infraestructura en todo el país, mediante la asistencia financiera a gobiernos provinciales y municipales, que a través de un sistema de gestión por obras, por convenios, actúan como comitentes", describe el programa en sus metas, idénticas a las del año pasado, más allá del cambio de gobierno y del pase de ministerio, de Planificación a Interior. Sin embargo, la forma de administrarlo cambió radicalmente de una gestión a la otra.

En lo que va del año, apenas recibió el 5,46% de los fondos, lo que lo convierte en uno de los de menor movimiento de todo el Ministerio. Fueron, en total, $ 243 millones de los $ 4460 millones previstos para el año que viene. La diferencia con otras áreas de Gobierno es sustancial, ya que la mayoría promedia entre el 30 y 40% de ejecución. Incluso hay casos como los programas de vivienda, o los de asistencia técnica y financiera a las provincias, que superan el 65% de los fondos.

La situación el año pasado era completamente diferente. Al programa se lo conocía como una "caja chica" de José López, el secretario de Obras Públicas en los 12 años del kirchnerismo, y por él pasaron cifras millonarias. El último presupuesto, en 2015, le asignaba originalmente $ 869 millones en fondos, que tras varias reasignaciones de partidas terminaron en $ 5000 millones, es decir, un 475% más que lo pensado inicialmente.

Denunciado por enriquecimiento ilícito desde 2008, López fue encontrado el 14 de junio pasado durante la madrugada intentando ocultar en un monasterio de General Rodríguez u$s 9 millones en efectivo, además de relojes, teléfonos celulares y un arma sofisticada. Desde ese momento está detenido en el penal de Ezeiza.

López, que ayer postergó su declaración indagatoria en la causa denominada "Sueños Compartidos", fue la mano derecha de Julio De Vido en el extinto Ministerio de Planificación, y sobre él recaían todos los programas vinculados a la obra pública, entre ellos la Dirección Nacional de Vialidad, con un presupuesto de $ 23 millones en 2015, que en la actualidad cuenta con fondos por $ 25 millones y lleva ejecutados más del 55% de esos fondos, pero depende del Ministerio de Transporte y no de Interior.

El gasto del Estado en la obra pública quedó bajo la mira tras la detención de López, pero principalmente luego de las declaraciones de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien pidió una auditoría del sector para aclarar cuál es la situación. El titular de Vialidad, Javier Iguacel, sostuvo que se realizaron "varias auditorías" sobre las obras realizadas por el kirchnerismo, y que en cada una detectaron "un promedio de sobreprecios del 50%".