Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La baja de retenciones de la soja pone más presión a las finanzas de 15 provincias

La inversión pública en distritos como Buenos Aires, Corrientes, Mendoza depende en gran medida de la recaudación tributaria proveniente de la oleaginosa y derivados

La baja de retenciones de la soja pone más presión a las finanzas de 15 provincias

El financiamiento de la inversión pública en al menos 15 provincias peligrará este año debido a la caída esperada en el Fondo Federal Solidario (FSS) tras la baja de los derechos de exportación de soja del 35% al 30% y de sus derivados del 32% al 27%.


Desde 2009 el FSS otorga recursos a las provincias para destinarlos a financiar obras que acrecienten la infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, de vivienda y vial. El fondo está constituido por el 30% de los montos recaudados en concepto de derecho de exportación de soja y sus derivados.


Sin embargo, la decisión gubernamental de rebajar las alícuotas de los derechos de exportación de la soja y sus derivados hará que este año ese fondo se reduzca, afectando el financiamiento de las provincias. La dependencia del fondo no es igual en todos los distritos y en 15 de ellos la inversión pública se verá recortada de mayor manera.


De acuerdo con cálculos de la consultora Noanomics, desde 2009 a 2015, el FSS financió en promedio un 15,6% del total de gastos de capital de las 24 provincias, con un piso de 10,7% en su inicio y un pico del 20,7% en 2010.


"Para todo el 2015 el FFS significará casi unos $ 16.000 millones, que habrán servido para fondear un 12,5% de los $ 126.000 millones destinados a gastos de capital que estimamos podrán haberse ejecutado en el año que terminó", explicó el director de la consultora Félix Piacentini.


Pero más allá del promedio, las provincias más complicadas por el recorte en la alícuota serán Corrientes donde casi un tercio de los gastos de capital son financiados por el FFS, llegando a un cuarto en Tierra del Fuego, Buenos Aires y Mendoza.


"También con una elevada dependencia aparecen Río Negro (21,1%), Tucumán (20,2%), Santa Cruz (18,7%), Salta (17,5%), Jujuy (17%), Entre Ríos (16,8%), Santa Fe (16,2%), Córdoba (15,8%), Catamarca (14,2%) y La Rioja (13,1%)", explicó Piacentini.


Por el otro lado, entre las que el FFS explica menos el nivel de inversión pública ejecutada están la Ciudad de Buenos Aires con sólo el 2,6%, seguidas por Misiones, Neuquén y Chubut con porcentajes de entre el 5% al 6%.
Según calculan en Noaconomics con un incremento de 4% en la producción para la campaña agrícola de soja en 2015/16, y manteniendo los precios internacionales prácticamente invariables, el FFS de este año podría repartir unos u$s 1480 millones; es decir una caída del 11% interanual.


"Lógicamente las productoras de granos sufrirán relativamente menos ya que la rebaja de alícuotas impulsará sus economías y recaudaciones provinciales. Pero al margen del 2016, en el que en definitiva la disminución en el FFS podría no ser dramática, su progresiva desaparición plantea con mucho tiempo de anticipación el debido reemplazo que todos los distritos deberán realizar de un instrumento que las obligaba a invertir", advirtió Piacentini.


En tanto, desde el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), remarcaron que las provincias fuertemente productoras de soja como Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires van a soportar una resignación fiscal, medida como porcentaje de lo que hubiesen recibido por FFS en ausencia de la medida, relativamente inferior al promedio de todas las provincias mientras que las medianas productoras van a estar en el promedio y las jurisdicciones que no producen soja son las que se van a ver relativamente más afectadas por la reducción.


"La pérdida promedio de ingresos para las provincias va a ser de alrededor del 6%, pero mientras en grandes productoras como Córdoba y Santa Fe va a oscilar entre el 1% y el 3,5%, aquellas que no tienen este cultivo van a resignar más del 7,5% de los fondos que recibirían de mantenerse la situación actual", resaltaron en el Iaraf.