Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La actividad industrial bajó 1,1% en enero y moderó su derrumbe

El indicador mensual que difunde el Indec mostró un crecimiento del 75% en producción automotriz. En cambio, el sector textil, que se declaró en crisis, se derrumbó 11,1%

La actividad industrial bajó 1,1% en enero y moderó su derrumbe

La actividad industrial en enero fue un 1,1% menor que la registrada en el mismo mes de 2016 y mostró una desaceleración en su derrumbe por tercer mes consecutivo, de acuerdo a los datos oficiales del Indec.

Con ese resultado, la industria acumuló un año completo con cifras negativas, desde que en febrero del año pasado cayó un 0,1%. El momento crítico fue entre abril y octubre, mes en el que la actividad bajó 8%. A partir de allí, en noviembre descendió 4,1%, y en diciembre 2,3%.

Los datos que relevó el Indec muestran números impactantes en ambos sentidos. Para el organismo de estadística, la industria automotriz produjo un 71,1% más que en enero de 2016, mientras el sector textil evidenció su crisis con un 11,1% abajo, en un mes en que creció casi un 80% la importación de ropa.

Otros sectores en crisis son los de papel y cartón, que produjo un 8,9% menos, edición e impresión (7,3%), minerales no metálicos (6,4%) y las industrias metálicas básicas (9,5%).
También mostraron números en rojo el sector alimenticio (1,4%), el tabaco (4,2%), los productos del caucho y plástico (2,1%) y la refinación del petróleo (0,1%).

La única industria con un comportamiento positivo en enero, aparte del sector automotriz, fue la de sustancias y productos químicos, que creció un 0,4%.
La cifra registrada por la entidad que conduce Jorge Todesca fue bien distinta a la de dos entidades privadas, que informaron de manera muy disímil los resultados de enero.

La consultora de Orlando Ferreres comunicó el martes que la industria había caído en el primer mes de 2017 un 6,4% y, al día siguiente, la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) registró una suba de 3,9% interanual durante ese mismo mes en su Índice de Producción Industrial (IPI).

Para Daniel Artana, economista jefe de FIEL, la diferencia corresponde a que el Indec parte de una base distinta. "Algunas veces sucede que hay variaciones en los despachos. Nosotros registramos los datos de producción y el Indec le presta atención también a las ventas", dijo Artana. "De todas maneras, es probable que en febrero al Indec le dé un crecimiento mayor que el nuestro y, así, se ajustan los números. El año pasado nosotros vimos una caída del 4,7% y ellos un 4,6%, así que no hay diferencias en los plazos más largos", completó.

En cambio, Nicolás Alonzo, economista de la consultora de Ferreres, indicó: "Los datos de enero y febrero siempre los tomamos ‘con pinzas’ porque se producen las paradas de planta. La diferencia gruesa está en el crushing de granos", aseguró.

El crushing –proceso físico por el que se industrializan las oleaginosas y se convierten, por ejemplo, en aceite o harina– tuvo un excelente y anormal desempeño en el primer mes del año pasado para OJF, porque pararon antes del verano para aprovechar el tipo de cambio alto producto de la devaluación hecha en diciembre de 2015.

Es decir, Ferreres al igual que FIEL, partieron de bases distintas a la del Indec y, por ello, tuvieron resultados tan disímiles.

Por otro lado, el organismo oficial difundió la encuesta cualitativa industrial, de expectativas sectoriales. En ella, más de la mitad de los empresarios no prevé grandes cambios para el período febrero-abril.

Por caso, para el 52,2% de los empresarios se mantendrá igual la demanda interna, para el 30,7% crecerá y el 17,1% cree que bajarán sus ventas en el mercado local. A su vez, el 26,7% prevé que exportará más, el 16,8% menos y el 56,5% cree que sus ventas al exterior seguirán iguales.
Asimismo, el 75,9% mantendrá estable el personal, el 12,8% despedirá empleados y solamente el 11,3% contratará más.