Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La UIA retoma la actividad, con fuerte preocupación por el atraso cambiario

Analizarán la actividad y las previsiones para el año. Inquietan los altos costos y el dólar planchado. Funes de Rioja se prueba el traje de sucesor de Kaufmann

La UIA retoma la actividad, con fuerte preocupación por el atraso cambiario

Con el atraso cambiario al tope de la agenda y muchos sectores con fuertes caídas de producción y empleo, la UIA retomará esta semana la actividad, luego de dos meses de receso por las vacaciones. El comité ejecutivo de la central fabril volverá a encontrarse el miércoles, en una reunión en la que se prevé discutir la situación actual de la industria, cómo cerró el 2016 y qué perspectivas se avecinan para lo que resto del año. Según las proyecciones de la entidad, la actividad manufacturera no tendrá un 2017 demasiado próspero. Crecerá, pero entre 1% y 2%, menos que la economía en su conjunto.


Si bien normalmente los encuentros de comité ejecutivo y junta directiva de la UIA son los martes, mañana varios miembros de la mesa chica, incluido el presidente de la central, Adrián Kaufmann, tienen previsto asistir a Expoagro, en San Nicolás, donde además Techint entregará, como todos los años, el premio Ternium Expoagro que da a pymes innovadoras en maquinaria agrícola. Por eso, la reunión fue postergada excepcionalmente para el miércoles.

El 2017 será el año del recambio en la UIA. El vicepresidente de la entidad y titular de la Coordinadora de Industrias de Productos Alimenticios (Copal), Daniel Funes de Rioja, ya se está probando el traje para reemplazar al directivo de Arcor. Pero no será todavía tema de discusión. El llamado a asamblea podría extenderse a mayo o junio, coincidieron varios de sus integrantes. Lo que sí es un hecho es que habrá lista de unidad y desaparecerán los bandos (Industriales y Celeste y Blanca).

El tema central de diálogo en el encuentro será, entonces, la situación de la industria. Participan del comité miembros de sectores que, en el marco de la crisis general, están asomando la cabeza, como el automotriz; pero también referentes de otros que la están pasando mal, con fuertes caídas en el nivel de producción, despidos y cierre de plantas. Los sectores sensibles, como el calzado o el textil, son dos claros ejemplos de eso. En la vereda contraria están, por ejemplo, subsectores de la metalmecánica como es el rubro de la maquinaria agrícola, que está mostrando cifras muy positivas de la mano del repunte del campo.

Esa disparidad se reflejará a las claras en la reunión, donde el Centro de Estudios Económicos (CEU) mostrará las cifras de la actividad y los problemas con los que se enfrenta actualmente.

El año pasado cerró con una caída de 4,9% y los datos de enero aún están en proceso, pero estarían en niveles similares a los que dio a conocer el Indec, es decir, una caída de 1,1% interanual.

Los problemas de la industria radican en la fuerte suba de los costos en un contexto de estabilidad cambiaria, un mercado interno contraído, mayores importaciones y una situación internacional compleja, especialmente por la crisis brasileña, principal mercado para las exportaciones argentinas. Para este año, la UIA prevé un tenue crecimiento debido que el mayor socio del Mercosur no trac-cionaría la producción local (experimentaría un crecimiento muy bajo), pero al menos dejaría de caer. "Por otro lado, si bien el aumento del consumo interno potenciaría la producción local, así como los planes de infraestructura públicos y privados podrían impulsar sectores vinculados a la construcción, esto se da en un marco de costos crecientes", enfatizó la entidad en su último informe de actividad.

Según repasó, los costos logísticos aumentaron 41,3% el año pasado; los energéticos, entre 60% y 600%, de acuerdo al tipo de usuario; los salarios 33%, los insumos importados 32,7%, y el precio del gasoil 33%. Si se repite esta dinámica, con los precios de la energía que ya aseguran un piso de 60% de incremento en el año, en un contexto de comercio global estancado y exceso de producción en Asia, la recuperación industrial será aún más complicada, según la UIA, al agregar que "serán clave las modificaciones en materia crediticia, tributaria y comercial para potenciar la producción industrial".

Consultado Ercope Felippa, prosecretario 1º de la UIA, sostuvo que más allá de que algunos sectores están mejor, "la pérdida de competitividad se nota en todos los rubros, por lo que hay que apuntar a lograr mejoras que ayuden a generar condiciones de producción y mercado". Según Felippa, "hay sectores que están mal, pero aún así valoran lo que se hace en el gobierno, ya que saben que las resacas después de las fiestas suelen ser pe sadas. Se ve el futuro con cierto optimismo". Otro industrial del sector alimenticio coincidió en que pese a las dificultades actuales, es positivo de cara al futuro, aunque le preocupa "la incertidumbre electoral".