Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La Rosada dialoga, pero no discute un cambio de modelo

La Rosada dialoga, pero no discute un cambio de modelo

"Sigue el diálogo, como durante toda esta semana". Con esa frase, una fuente de primera línea de la Casa Rosada resumió la estrategia del Gobierno nacional respecto a cómo y en qué términos negociará con la CGT. Y confirmó que el camino será el mismo que hasta ahora. Mantener los encuentros sectoriales para destrabar las paritarias, pero no retroceder respecto a la política macroeconómica llevada a cabo.

El discurso del macrismo en relación a lo que, entiende, fue un paro fuera de tiempo, se mantiene y va más allá de un casette. El ministro de Trabajo Jorge Triaca insistió con que la medida "fue innecesaria" y que "el empleo creció en los últimos siete meses". Por su parte, Marcos Peña, jefe de Gabinete, relativizó el paro al declarar que "no ha sido una expresión mayoritaria de los trabajadores".

Mientras, no pasó inadvertido el fallo de la jueza de Trabajo Dora Temis, solicitando que se convoque a una paritaria nacional por el conflicto docente. El Gobierno, que apelará la medida, cree que la decisión fue "oportunista" y "nada casual", justo en el día en el que se realizó el paro nacional. Y la compara, aun con menor impacto, con la imputación que el fiscal Jorge Di Lello le realizó por irregularidades en el denominado caso Avianca al presidente Mauricio Macri el 1º de marzo, cuando inauguró sesiones legislativas.

En la Rosada celebraron lo que consideraron una manifestación espontánea de mucha gente que eligió "no parar" y se expresó con fotos a través de las redes sociales. Al igual que la marcha del sábado pasado, aseguran, fue un espaldarazo importante. La expectativa oficial es empezar a dejar atrás las tensiones de marzo y de esta primera semana de abril. Para ello, aguardan números positivos en el comienzo de este segundo trimestre y sobre todo, después de Semana Santa, momento en el que esperan poder centrarse en el armado estratégico de las listas para las elecciones del 13 de agosto y 22 de octubre.

Respecto al diálogo con la CGT, en Balcarce 50 sostienen que seguirá, pero en los términos que pretende el Gobierno, y lejos de entablar una discusión sobre la política implementada. "Si esperan que se adopten medidas que se usaron en el kirchnerismo, no va a pasar". Seguirán las charlas por sector para atender las demandas de aquellos que todavía no vieron reflejado lo que en el Gobierno afirman fue un repunte de la industria. Pero no entienden por qué el paro fue ahora y no a mediados del año pasado, cuando la inflación golpeaba más.

Así, los puentes que se tendieron a finales del año pasado, cuando se acordaron con la central obrera nuevos topes al impuesto de las Ganancias, parecen estar rotos. Y nadie descarta que puedan convocarse nuevos paros de aquí a las elecciones. Es un riesgo que el Gobierno, por ahora, afrontará.