Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La Fuerza Aérea desaloja a las escuelas de aviación antes de la mudanza de Vidal

Facsímil de la carta documento enviada a un instructor de vuelo

Facsímil de la carta documento enviada a un instructor de vuelo

"Desde que llegó (María Eugenia) Vidal, la Fuerza Aérea se creyó que esto es Cabo Cañaveral". La irónica comparación con el famoso e infranqueable predio de la NASA y la más modesta Base Aérea de Morón pertenece a Carlos Lupiañez. Este piloto es dueño de Rufu, una de las siete Escuelas de Vuelo obligadas a dejar de operar en el sector militar del predio desde el cual despega en helicóptero hacia La Plata la gobernadora bonaerense y al que se mudará a mediados de año por cuestiones de seguridad.

Las empresas civiles, que cuentan con 30 aviones, un centenar de empleados y clientes, fueron notificadas el 11 de marzo, por nota, del fin del "Convenio de Uso Compartido de Instalaciones del Aeródromo Público" que sellaron cinco años atrás. El Jefe de la Base, Comodoro Elio Godoy Icasatti, las instó a abandonar las oficinas que usan, algunas de ellas desde 2006, cuando las mudaron desde Don Torcuato.

"(...) Como asimismo por razones de seguridad operativa de esta Unidad Militar, a partir del 01-Mat-2016 (sic) el uso de la Plataforma Principal será utilizada exclusivamente por la Fuerza Aérea", explica la nota con membrete oficial enviada a las escuelas. Sin poder recibirla en mano, de vacaciones, Lupiañez leyó el texto en forma de carta documento.

Si bien la justificación oficial apela a una vaga "seguridad operativa", desde la Fuerza Aérea negaron que la próxima mudanza de Vidal sea la razón del desalojo. "Es una problemática que viene de años y recién ahora se terminó de resolver jurídicamente", expresaron en el Edificio Cóndor. "No les corresponde ocupar un espacio militar. Pero alguien los habilitó", añadieron fuentes del sector. La defensa de los afectados: firmaron un convenio de cinco años de antigüedad y algunas de sus empresas operan allí hace una década, por lo que la "casualidad" del momento no deja de resultarles llamativo. Misma duda del timing genera en el ambiente aeronáutico. Nadie se anima a culpar a Vidal.

En La Plata, donde se firmó el contrato con una FAA que cedió la casa en la que vivirá la mandataria (históricamente asignada a brigadieres), aclararon que ellos no estaban al tanto del desalojo. "En el convenio no pusimos ningún requisito de seguridad especial, no hay vinculación con la mudanza", afirmó quien rubricó dicho acuerdo: Fabián Perechodnik, Secretario General de la Gobernación.

A pesar de cierta preocupación inicial, las escuelas (en rigor, sus oficinas) no se irían muy lejos. Del otro lado de la pista, compartida, funciona la parte civil de la Base, controlada por la Administración Nacional de Aviación Civil. Allí operan otros 17 instructores. "La ANAC se encuentra en tratativas para estudiar alternativas de reubicación dentro del área civil del aeródromo", prometió el Jefe de Relaciones Institucionales del organismo, Fernando Nocito.