Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La Corte Suprema ajusta una decisión sobre el futuro de la causa Nisman

Luego del dictamen de Gils Carbó, que avaló el pedido del fiscal Sáenz de que el caso pase a la justicia federal, los jueces analizan qué camino tomar. Mañana o el 26 se pronunciarían

El fiscal Alberto Nisman falleció el 18 de enero de 2015

El fiscal Alberto Nisman falleció el 18 de enero de 2015

"A fin de que la Corte Suprema pueda pronunciarse sobre la cuestión planteada, mantengo la queja interpuesta", fue la breve reflexión con la que Alejandra Gils Carbó se refirió al planteo para que la causa que investigue la muerte del fiscal Alberto Nisman sea tratada en la justicia de instrucción, como hasta al momento, o se traslade a Comodoro Py.

Diecisiete palabras le bastaron a la Procuradora para expedirse sobre el futuro del caso que ahora deberá definir el máximo tribunal, sin plazos previstos, aunque con la urgencia propia de un reclamo que lleva 20 meses exactos y al que está atento el Poder Ejecutivo, que promueve una resolución en un plazo corto.

El dictamen en el que Gils Carbó avaló el recurso que interpuso el fiscal de la Cámara del Crimen Ricardo Sáenz le sirvió a la Procuradora para desactivar un tema que le generó inconvenientes en su gestión desde el mismo momento de la muerte de Nisman, aquél 18 de enero de 2015, cuando fue hallado con un disparo en la cabeza en su domicilio, en circunstancias aún no esclarecidas.

Como jefa de los fiscales, a Gils Carbó se le achacó en ese momento no haber protegido al titular de la Unidad AMIA, que impulsaba una denuncia por encubrimiento a Irán contra la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Sáenz fue uno de los impulsores de las marchas que reclamaron justicia por la muerte de su par y, desde allí, pidió que el caso deje la justicia de instrucción y que se trate en la órbita federal. Crítico de la gestión de Gils Carbó, Sáenz entiende que la muerte de Nisman tenía relación directa con su función como fiscal.

"Gils Carbó se sacó un compromiso de encima. Redactó las palabras mágicas que avalaron el reclamo, pero evitó opinar, Otro procurador hubiera armado un dictamen de cuatro o cinco páginas", argumentaron fuentes judiciales que ven en la decisión de la procuradora una intencionalidad política. "Es un tema instalado que el caso tiene que pasar al fuero federal, no le quedaba otra opción que avalarlo", agregaron.

En la Corte no se fijaron plazos para tratar el tema, aunque desde principios de mes lo vienen debatiendo y fue el máximo tribunal el que había pedido opinión a la Procuración. La posibilidad de que surja una resolución mañana, en el acuerdo semanal de los ministros, es real, aunque también pueden demorarse una semana más para aceitar lo que, se prevé, será un voto unánime.

La Corte siempre marcó que una vez que llegara un expediente vinculado a Nisman se iba a tratar rápido y mantuvo el tema en su agenda constantemente. En marzo de 2015, en la apertura del año judicial, un video difundido con casos que quedaron impunes cerró con la imagen del fiscal. Toda una señal, sobre todo teniendo en cuenta que ese día en la sala estaba la ex mujer de Nisman, la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado.

El caso ya tuvo un breve paso este año por el juzgado de Julián Ercolini, pero en junio Casación la envío de nuevo al de Fabiana Palmaghini, quien lo instruyó durante 18 de los 20 meses. Ercolini, como Sáenz y Arroyo Salgado, siempre creyeron que la causa debe ser tramitada en Comodoro Py y, en esa línea, esperan que la Corte lo decida así.

Nisman murió el 18 de enero de 2015, cuatro días después de denunciar a Cristina Fernández y al ex canciller Héctor Timerman, entre otros, por encubrimiento a Irán en la firma del memorándum de AMIA. La justicia rechazó en reiteradas oportunidades reabrir esa presentación por considerar que no existía delito, y se espera una resolución de la Cámara de Apelaciones, que en su momento también la rechazó y realizó la semana pasada una audiencia sobre la que debe expedirse.