La Ciudad flexibiliza locales gastronómicos y de construcción: cómo son los nuevos protocolos

Se habilitó una nueva fase de habilitaciones en la Ciudad. Afecta a los gastronómicos y la construcción. Cuáles son los cambios y a quiénes afectan.

La Ciudad implementó el 20 de julio el Plan Integral y Gradual de Puesta en Marcha, una estrategia que coomprende medidas para adaptar el espacio público, garantizar la movilidad y el transporte seguros, y recuperar la actividad económica de la Ciudad. Consta de seis etapas y contempla 100 protocolos para la apertura progresiva de la actividad comercial, cultural, recreativa, deportiva, turística, de servicios, industrial, del espacio público, de la salud programada y de la educación.

"Este plan proyecta un abordaje integral del bienestar que, además de indicadores epidemiológicos y sanitarios, toma en cuenta nuevas dimensiones, como el bienestar físico, mental y emocional, el regreso al trabajo, la dimensión cultural, la dimensión espiritual el ejercicio religioso para las personas de fe. Además, incorpora recomendaciones de expertos en salud, en infancia y adolescencia, y de reconocidos especialistas en múltiples disciplinas a los que la Ciudad consulta periódicamente. Su aporte es fundamental para avanzar con una apertura gradual y segura", explican desde el Gobierno de la Ciudad, que preside Horacio Rodríguez Larreta.

Cambios en gastronómicos

Recientemente las autoridades confirmaron una nueva fase que habilita la apertura de los sectores gastronómicos y de construcción. En los locales gastronómicos a los servicios de delivery y “para llevar se suman las mesas al aire libre con atención a partir de esta semana con la publicación del protocolo correspondiente. El plan se lanza con  los locales que ya tienen permiso para mesas (“area gastronómica aprobada ) sin embargo se debe pedir y recibir aprobación de un permiso especial. Desde la Ciudad, sin embargo, afirman que no podrá haber servicio alguno en los salones internos y se debe inhabilitar el acceso a áreas de juegos. El protocolo estima, también, una distancia entre personas de al menos un metro y medio y llevar al mínimo posible la convivencia simultánea en un mismo espacio físico. El uso de tapabocas debe ser permanente tanto para el personal como para las personas ajenas al establecimiento.

En caso de que los establecimientos no cuenten con un acceso directo desde el exterior al patio o terraza, se deberá demarcar un pasillo (libre de objetos) que contemple ambos sentidos de circulación. Se debe evitar la permanencia de personas en la vía de circulación. Cada mesa debe tener un radio propio libre de 1,7 metros cuadrados respecto de otras. La circunferencia que delimite cada mesa debe separarse por 1,5 metro respecto de otra, medido desde sus límites. El máximo de personas por mesa es de cuatro.

O tra novedad es que para las mesas en las veredas, se debe contratar un seguro de responsabilidad civil para estos usos o ampliar el que tengan en el local. Si bien no será obligatorio, se recomienda el uso de medios de pago electrónicos. En caso de que el pago se realice a través de tarjetas de crédito o débito, se deberán desinfectar tanto las tarjetas como el posnet utilizado con solución de agua y alcohol. Los trabajadores deberán contar con reposición de Elementos de Protección Personal (EPP) y kit de desinfección húmeda (consistente en la limpieza con agua y detergente y luego desinfección con una solución de lavandina de uso comercial con agua – 10 ml de lavandina en 1 litro de agua). Cabe destacar que los trabajadores no podrán ir hasta el lugar de trabajo en transporte público.

Cambios en la construcción

El nuevo protocolo autorizada las construcciones mayores a 5.000 metros cuadrados y las menores a 90 días de finalización a partir de la publicación del protocolo. El trabajo está restringido a el horario de 10 a 19 de lunes a viernes, y los sábados de 10 a 14. Nuevamente, se deberá respetar el distanciamiento físico de al menos 1,5 metros entre las personas. El uso de tapabocas es obligatorio en todo momento tanto para los empleados como para las personas ingresantes.

Por otro lado, la  jefatura  de  obra  debe  conformar  cuadrillas  operativas  previendo  las suficientes separaciones entre los puestos de trabajos activos, con un factor de ocupación máximo  de  1  persona cada 4  a  6 metros cuadrados,  manteniendo  1,5 metro  de separación. A su vez, se alienta a conformar  cuadrillas  operativas  previendo  las suficientes separaciones entre los puestos de trabajos activos (por ejemplo, turnos rotativos y promover el trabajo autónomo y aislado). Los trabajadores están sometidos a las mismas regulaciones que en el caso de los gastronómicos: contar con equipo de protección, sanitización y no podrán usar el transporte público.

 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios