Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La Cepal espera crecimiento del PBI de 2,7% en 2017

La Cepal espera crecimiento del PBI de 2,7% en 2017

Las previsiones oficiales para el año que viene empiezan a lucir cada vez más optimistas frente a diferentes estimaciones, tanto privadas como de organismos internacionales. La Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) difundió sus números, que vaticinan que la economía argentina se va a contraer un 2% en 2016 y, para el año que viene, la recuperación será más tibia que la esperada desde el Gobierno y alcanzará un 2,3%.

El Presupuesto aprobado 10 días atrás en el Congreso prevé que la recesión este año marque una caída del PBI del 1,5% y, para 2017, la recuperación sería más vigorosa, con una expansión de hasta 3,5% en la economía.

Las estimaciones de la Cepal difundidas ayer también son más pesimistas que las elaboradas por el Fondo Monetario Internacional (FMI). En la revisión de la economía argentina, texto difundido bajo el artículo IV del organismo, previó que el PBI se contraerá un 1,8% en 2016 y en el año próximo crecerá un 2,7%.

Sobre la inflación, la Cepal no hace previsiones pero sí reconoce que en 2016, con las cifras conocidas hasta ahora, cerrará con un incremento en los precios del orden del 42,4%, con datos a septiembre.

Para América Latina y el Caribe, la Cepal estimó que 2016 va a cerrar con una recesión de 1,1% y que el próximo año crecerá un 1,3%, impulsada por el crecimiento de la República Dominicana y Panamá.

En el extremo más negativo, Venezuela y Trinidad y Tobago liderarán las caídas sus economías con recortes de 9,7% y 4,5%, respectivamente. A su vez, República Dominicana será el país que más crecerá, con un 6,4%, según las previsiones del organismo de las Naciones Unidas.

Si bien la Cepal reconoce que el año próximo la mayoría de los países de la región crecerá, las perspectivas son de moderado optimismo. En su “Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe” estimó que, tras dos años seguidos de contracción, la región se encuentra en un punto de inflexión.

“Después de dos años de contracción la región vuelve a tasas de crecimiento positivas, eso sí: éstas son bajas. La recuperación se da en un contexto de creciente incertidumbre por lo que nosotros llamamos a la cautela”, sostuvo la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, al presentar el documento desde la sede central de la Cepal, en Santiago de Chile. “El panorama no es muy alentador, es mejor que el 2016 pero, sin duda, sigue siendo un panorama que nos muestra cierta fragilidad en relación al desempeño de la región”, agregó.

Para Brasil, principal socio comercial de la Argentina, la Cepal prevé que 2016 va a terminar con una caída en su PBI del orden del 3,6%. Para el año próximo prevé una incipiente recuperación, de 0,4%.

Según Bárcena, la región muestra en 2016 una heterogeneidad, con América del Sur con un recorte en el PBI en conjunto de 2,4%, mientras que en el Caribe la baja será menor, de un 1,7%, y América Central y México tendrá un crecimiento del 2,4%.

“En general creemos que las economías de la región han tenido un manejo macroeconómico prudente, la inflación se ha mantenido en torno al 8%, con algunas excepciones, el déficit fiscal se mantiene entre el 2015 y el 2016, el crecimiento de la deuda pública ha sido moderado y el déficit de cuenta corriente ha disminuido”, señaló la secretaria ejecutiva, según consignó la agencia EFE.

“Creemos que lo que se requiere es un mayor impulso a la inversión, un mayor esfuerzo por parte del sector privado, porque todavía no se ve ese apetito de invertir más y la inversión sigue siendo la variable necesaria que puede tener efectos positivos sobre la demanda agregada y la productividad”, agregó Bárcena.