Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La Casa Rosada llama a los gobernadores para hablar de un "nuevo esquema fiscal"

Vidal y el viceministro de Interior defendieron la transferencia de recursos a Buenos Aires. El funcionario además adelantó que se abrirá la discusión con las provincias

La Casa Rosada llama a los gobernadores para hablar de un

El secretario de Interior de la Nación, Sebastián García De Luca, confirmó ayer que el próximo 2 de febrero se realizará una reunión con gobernadores para "avanzar obligatoriamente en un nuevo esquema fiscal". Además, defendió la transferencia de $ 25.000 millones a la provincia de Buenos Aires y advirtió: "No hay una discusión donde queramos hacer kirchnerismo con la obra pública".

Ante las críticas de algunos mandatarios provinciales por esos fondos extra de Nación a Buenos Aires, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, afirmó que ella y su gabinete reclaman "lo justo" y advirtió que esa provincia "tiene la mayor cantidad de pobres del país". "Cuando damos el debate de coparticipación con los gobernadores, siempre se dice que Buenos Aires es rica. Pero la verdad es que recibe sólo la mitad de lo que aporta y tiene la mayor cantidad de pobres del país. Por eso merece ser tratada no de manera distinta, sino justa. No pedimos más de lo que nos corresponde, pedimos lo justo", aseguró la mandataria.

De Luca señaló que seguirán "dando la pelea en la Justicia" para recuperar la partida que le corresponde a la Provincia por el Fondo del Conurbano.

En una entrevista con el diario El Día de La Plata, Vidal explicó que los fondos servirán "para cubrir parte del déficit de 2016", y si bien dijo que "parecen muchos millones", remarcó que "la Provincia es grande y sólo en sueldos" se gasta ese monto "en un mes".

Por el gobierno nacional, De Luca salió también a defender la transferencia. "Todos saben la realidad de la provincia de Buenos Aires, cómo se la ha perjudicado en aquella distribución de la Coparticipación y la creación del Fondo del Conurbano, que es a la que menos beneficia", resaltó el funcionario.

En declaraciones a radio Mitre, dijo que tal situación la han "conversado con todos los gobernadores y todos reconocen la necesidad de la provincia" y agregó que contemplan "la necesidad que tiene Buenos Aires y el conurbano con un fondo totalmente desactualizado".

"Por eso hemos decidido enviar esos fondos de la parte que afecta al gobierno nacional", puntualizó.

Consultado sobre un futuro encuentro con mandatarios provinciales, tras las críticas de algunos de ellos sobre esa transferencia, De Luca confirmó que habrá una "primera reunión el 2 de febrero", convocatoria que se formalizará "en las próximas semanas", pero advirtió que hay "que avanzar obligatoriamente en un nuevo esquema fiscal". "Hay que terminar con la Argentina unitaria, hemos llevado adelante la tendencia federal", subrayó el funcionario de la cartera a cargo del ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Aunque reconoció que "todos los gobernadores hacen sus reclamos defendiendo los intereses de cada provincia". "Son reclamos que los hemos escuchado como nunca los han escuchado en la última década, no solamente en los últimos 12 años, de lo que ha necesitado cada gobernador en temas financieros y obras", dijo. Por tal motivo, insistió con que los fondos transferidos a Buenos Aires significan "darle a la Provincia sin perjudicar a ninguna otra provincia del país".

Consultado sobre si el Gobierno utiliza la obra pública para hacer campaña electoral, De Luca aseguró: "No es nuestra forma de ser, la obra pública se determina en base a las prioridades de gestión". "Hemos avanzado inclusive con obras en Santa Cruz, La Rioja, Formosa, La Pampa, donde avanzamos en más de 1.200 viviendas con un gobernador (Carlos Verna) con quien tenemos una relación difícil, la obra pública no ha tenido que ver en la cuestión política, ha marcado diferencia, no hay una discusión", enfatizó el funcionario.