Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La Casa Rosada apura al Congreso para tener la ley sancionada esta semana

Mientras esta tarde se reune el Gobierno con los jefes de los bloques de diputados y senadores, Pichetto y Massa anticiparon su apoyo. El FpV todavía no definió

La Casa Rosada apura al Congreso para tener la ley sancionada esta semana

Tras las reuniones con el Frente Renovador y la CGT, el Gobierno da por hecho que la discusión por la reforma del Impuesto a las Ganancias se destrabó y buscará tener la ley aprobada antes del final de esta semana. Aun sin la redacción oficial de los cambios acordados, letra chica en la que trabajaban anoche el oficialismo y el massismo, la Casa Rosada apunta a que el Senado dictamine hoy y sancione mañana, para que Diputados pueda aprobar la ley el jueves.

Sin embargo, aún faltan algunos pasos formales antes de que el optimismo macrista pueda verse plasmado en una ley. Los gobernadores, que fueron clave para herir de muerte al texto que la oposición consensuó en Diputados, aun no dieron su venia a este nuevo acuerdo. Hoy por la mañana serán recibidos en Gobierno. El cambio clave que deberán avalar es que la propuesta consensuada con la CGT tiene $ 12.000 millones de costo fiscal extra. Dinero que dejarán de recaudar, compartiendo la carga, Nación y provincias.

Si los mandatarios allanan el camino, la siguiente parada serán los bloques legislativos. A las 17, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se reunirá con los jefes de las bancadas en el Senado y en Diputados. Lo acompañarían el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y la primera plana legislativa del oficialismo: la vicepresidenta Gabriela Michetti; el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo; el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; el jefe del bloque PRO en Diputados, Nicolás Massot; y el titular de la comisión de Presupuesto en la misma Cámara, Luciano Laspina.

Las señales que ayer llegaron desde el Congreso a la Casa Rosada fueron positivas. El jefe del bloque de senadores del PJ-Frente para la Victoria, Miguel Pichetto, celebró el acuerdo. "Para que ahora se termine de destrabar (la discusión), resta que los gobernadores hagan su aporte y lo respalden", señaló. El rionegrino remarcó que a su juicio "era fundamental y primordial el acuerdo del sector del trabajo para reforma este gravamen que afecta a los trabajadores" y consideró positivo "que el Gobierno haya retomado el camino del diálogo".

El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, también saludó ayer en conferencia de prensa el acuerdo y, en llamativa consonancia con los dichos de Pichetto, festejó "que el Gobierno haya abandonado la pelea y haya optado por el diálogo". Por lo bajo, cerca suyo observaban que el macrismo terminará "pagando más caro" que lo que proponía el proyecto original de Massa, principalmente por la negativa oficial a reinstalar las retenciones a las exportaciones mineras.

Según los números que anoche manejaba el referente económico del Frente Renovador, Marco Lavagna, este año habrá 1,8 millones de trabajadores alcanzados por el impuesto, número que en 2017 bajaría a 1,4 millones debido a la actualización automática de las escalas que quedó establecida en la iniciativa.

Si se cumple el diagrama al que apunta el oficialismo y el debate vuelve a la Cámara baja, el tigrense aportará sus votos para acompañar la sanción del proyecto. El interbloque Cambiemos necesitará a dos tercios de los presentes para poder tratarlo sin dictamen, paso excluido del cronograma de apuro que armó la Casa Rosada.

El PJ-Frente para la Victoria, que diez días atrás votó junto al Frente Renovador para aprobar el proyecto consensuado por la oposición, no definió aún qué actitud adoptará en la sesión del jueves. La bancada que preside Héctor Recalde tendrá una reunión ese mismo día a las 11 para analizar el camino a seguir. Si opta por insistir con la sanción original, terminará peleando en soledad y en minoría contra el Gobierno. Massa ya inclinó la balanza hacia el otro lado.