Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La Casa Blanca tendrá el control total del Congreso para imponer sus planes

La Casa Blanca tendrá el control total del Congreso para imponer sus planes

El presidente electo, Donald Trump, contará con una ventaja que no tuvo su antecesor, el actual mandatario Barack Obama, gobernará con el Congreso a favor al menos durante los dos primeros años de gestión. Las elecciones de ayer determinaron que los republicanos tengan mayoría en ambas cámaras del Parlamento de Estados Unidos.
Así podrá imponer más fácilmente las leyes que tiene previsto aplicar si es que mantiene a toda la tropa en línea.

Previo a la elección, los demócratas estaban confiados en el Senado donde los números le sonreían, porque sólo ponían en juego 10 bancas. Los republicanos, en cambio arriesgaban 24. Y aunque la cuenta final (aún provisoria) le suma dos bancas al actual oficialismo y le resta otras dos a su oponente, la mayoría sigue en poder del GOP (Grand Old Party).
Trump contaría así con 52 senadores de su partido contra 48 de la oposición.

Catherine Cortez-Masto consiguió conservar para los demócratas el asiento del hasta ahora líder de la minoría demócrata, Harry Reid, y se convirtió en la primera senadora latina de la historia del país.

Otro que logró mantener la banca es el senador cubano estadounidense Marco Rubio, quien decidió presentarse a la reelección en Florida, luego de resignarse y renunciar a su candidatura presidencial en las primarias republicanas.
Todo indica que el Senado, que estará dirigido por el hoy vicepresidente electo, Mike Pence, estará más dividido y polarizado que nunca.
Los senadores necesitan una mayoría simple de 51 votos para aprobar la mayoría de las leyes, pero requieren una mayoría especial de 60 para poder evitar o cerrar un debate y pasar directamente a la votación de un proyecto de ley en particular.
La cámara baja, en cambio, nunca estuvo realmente entre las expectativas de los demócratas en estas elecciones generales.

Para pasar a dominar la cámara, necesitaban 30 bancas más para alcanzar la mayoría propia de 218 bancas, lo que no hubiesen conseguido aún si ganaban todos los 24 distritos que los sondeos pronosticaban como competitivos. Por eso, el objetivo era, al menos, achicar la diferencia.

Pero la brecha no se redujo significativamente.
La bancada republicana tendrá 238 congresistas -antes eran 246-, mientras que la demócrata estará compuesta por 193 legisladores -antes eran 186-, con cuatro bancas aún por definir.

El actual presidente de la Cámara de Representantes, el congresista Paul Ryan, fue reelecto anoche sin grandes problemas; sin embargo, su enfrentamiento público con Trump durante los últimos meses y su negativa a hacer campaña con él le podrían costar el cargo. Sin embargo hubo una respuesta complaciente. "Quiero felicitar a Donald Trump por su increíble victoria", afirmó Ryan y agregó "Donald Trump liderará un Gobierno republicano unido".