Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La Casa Blanca confirmó que Obama "honrará a las víctimas" de la dictadura

Un funcionario de Estados Unidos en conferencia de prensa telefónica adelantó parte de la agenda del Presidente que se reunirá con Macri el miércoles próximo

Asfaltan Av. del Libertador de Sarmiento hasta la embajada de EE.UU.

Asfaltan Av. del Libertador de Sarmiento hasta la embajada de EE.UU.

"El presidente honrará la memoria de las víctimas de la guerra sucia y de aquellos que defendieron los derechos humanos durante ese período", confirmó Mark Feierstein, responsable por el Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional, tras señalar que la visita de Barack Obama "coincide con el aniversario" del 24 de marzo, a 40 años del inicio de la última dictadura militar.

La Casa Blanca adelantó así, sin brindar demasiados detalles, el homenaje que realizará el mandatario norteamericano el próximo miércoles cuando arribe a Buenos Aires, para el día siguiente viajar a Bariloche, en su última escala de su mini-gira latinoamericana que tiene a Cuba como el plato principal.


Feierstein, junto al asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, brindó ayer una conferencia de prensa telefónica de la que participó El Cronista. La histórica visita a Cuba (hace 90 años que un presidente norteamericano no pisa la isla) se llevó la mayor parte de la charla. Obama despegará del Air Force One acompañado de su esposa, Michelle, sus hijas Malia y Sasha; y su suegra, Marian Robinson.

La familia presidencial aterrizará en Cuba, tras la reapertura de las relaciones bilaterales entre los Estados Unidos y la isla, el domingo por la tarde para visitar varios lugares de La Habana, entre ellos la catedral, el monumento a José Martí, un estadio de béisbol para ver un partido amistoso. Y, claro, se entrevistará con su par cubano, Raúl Castro. No así con su hermano Fidel.


A diferencia de la pormenorizada agenda en Cuba, el itinerario para la Argentina fue menos preciso para una visita de Estado que desde la llegada de Bill Clinton en 1997 no ocurría, sin contar la participación de George Bush Jr. en la cumbre de las Américas de Mar del Plata en 2005. La Casa Blanca, a través de Rhodes, apenas puntualizó que el programa oficial de Obama comenzará el miércoles por la mañana, con una audiencia con Mauricio Macri en la Casa Rosada y que, luego, ser trasladará a la Catedral Metropolitana.

Tras "un encuentro con jóvenes", a la noche, será agasajado con una cena. Más allá del "homenaje" a las víctimas del golpe del Estado, el funcionario norteamericano no confirmó si el mandatario visitará el Parque de la Memoria, como trascendió en Balcarce 50 tras descartar la ex Esma. Tampoco hizo referencia al pedido de los organismos de Derechos Humanos para desclasificar archivos de su embajada durante la dictadura.


"No es un secreto que durante años (para no decir: durante el kirchnerismo), Argentina y los Estados Unidos no tuvieron una fuerte relación", sentenció Feierstein, antes de celebrar que trabajarán con la nueva administración en la inserción del país en problemas globales, como el cambio climático, la seguridad y la economía. "Macri es muy claro en sus prioridades: reducir la pobreza y la inseguridad, y reducir la división política. Los Estados Unidos ayudarán en las primeras dos con una serie de anuncios", dejó como promesa la Casa Blanca.