La Cámara Argentina de Publicaciones criticó el bloqueo al ingreso de libros

El presidente de la CAP, Héctor Di Marco, señaló que desde el sector “se trabaja para solucionar el problema” y advirtió que no debería haber inconvenientes "para todo lo que sea difusión de cultura”.  

El presidente de la Cámara Argentina de Publicaciones (CAP), Héctor Di Marco, criticó la decisión del Gobierno de restringir “todo” el ingreso de libros al país y, tras señalar que desde el sector “se trabaja para solucionar el problema”, advirtió que “no tendría que haber problemas para todo lo que sea difusión de cultura”.

En las últimas horas se confirmó que la Aduana bloqueó el ingreso de publicaciones, con el argumento, según fuentes del sector, de controlar el contenido de plomo de las impresiones.

En los hechos, según explicó Di Marco a radio Mitre, ello implicó que estén “trabadas todas las importaciones”.

El titular de la CAP fue más allá y dijo: “Nos enteramos de forma extraoficial que, al margen de eso (por las publicaciones), están trabadas todas las importaciones en todas las aduanas del país, no solamente de libros, sino toda la mercadería”.

“Hasta hace unos días, hasta ayer, no había problemas. Recibíamos todas las partidas. Y nos enteramos de una resolución de la AFIP que iba a verificar los contenedores que llegaban a puerto para verificar que la mercadería cumpliera con la nomenclatura arancelaria, pero no hay ninguna información oficial”, lamentó.

Di Marco aseguró que durante el día de hoy buscarán tomar contacto con las autoridades para solucionar lo que describió como “un problema”.

“Hasta ayer las partidas eran normales, a excepción de los couriers y ya había que hacer el trámite en Ezeiza. En muchos de esos casos, el costo, la tramitación es superior al costo del libro” que mandó comprar un particular, señaló.

“Estamos realizando averiguaciones para ver cómo solucionar el problema. Hay suscripciones individuales a revistas científicas, por ejemplo, que si no tienen solución, no pueden encararse, porque si no, hay que buscarlas en Ezeiza, hacer un pago o trabajar con un despachante de Aduanas”.

En esa línea, subrayó que “los libros de gran tiraje ya se imprimen acá” pero la situación es distinta “con libros de pequeño tiraje, o que piden en los colegios. Para poder importar, por el tema del plomo en tinta, hay que hacer una serie de declaraciones juradas, que llevan tiempo y no se llega al inicio de clases”, completó.

La norma, por la que el Gobierno controla que la tinta con que vienen impresos los libros no tenga más que el 0,05% de plomo, comenzó a regir hace dos semanas.

Tags relacionados