Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La CGT sumó apoyo de los movimientos sociales y tensa el vínculo con el Gobierno

La central pretende articular una estrategia con agrupaciones sociales y políticas ante un posible llamado a un paro general en el confederal del 23 de septiembre

El triunvirato de la CGT se reunió con dirigentes de Barrios de Pie, el Movimiento Evita y la CCC

El triunvirato de la CGT se reunió con dirigentes de Barrios de Pie, el Movimiento Evita y la CCC

El clima puertas adentro de la reunificada CGT comienza a levantar temperatura y el tránsito hacia la decisión de una medida de fuerza avanza a ritmo acelerado. El enfático rechazo del presidente Mauricio Macri a la posible reapertura de paritarias profundizó en la últimas horas el malestar de la dirigencia cegetista por la falta de respuestas a sus principales reclamos e instaló una tensión creciente en la relación, que abona la presión de los gremios que piden a la central asumir una posición confrontativa con el llamado urgente a un paro nacional.

La expectativa de que esa definición se produzca el próximo 23 de septiembre, día en que se reunirá el confederal cegetista, parece casi unánime entre todos los espacios sindicales que integran la conducción de la entidad.

Mientras madura esa decisión, la estrategia del triunvirato que integran Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña apunta a robustecer su discurso crítico hacia el Ejecutivo con el respaldo de organizaciones sociales y fuerzas políticas opositoras. Así, en un gesto inédito en la reciente historia de la CGT, el trío puso en marcha ayer su plan de acercamiento a los movimientos sociales con fuerte presencia en las calles al compartir un encuentro con los referentes de Barrios de Pie, Movimiento Evita, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y la Corriente Clasista y Combativa (CCC). El lunes será el turno de los intendentes del PJ bonaerense agrupados en el denominado Grupo Esmeralda, en tanto el miércoles se reunirán con las autoridades de la Conferencia Episcopal Argentina.

"Empezamos a trazar un vínculo mucho más cercano con los compañeros que han podido organizar ese mundo tan heterogéneo de trabajadores que no tienen acceso a la seguridad social, ni a un convenio colectivo, ni a una representación", afirmó Schmid al término del encuentro con los movimientos sociales, realizado en la sede cegetista de Azopardo 802. En la misma línea, Daer consideró que la reunión fue "un punto de partida para universalizar la agenda tanto de los sectores en la formalidad como de los que están en la informalidad", y subrayó la necesidad de articular "una interlocución social que comprenda a todos los trabajadores, sin importar la suerte que tuvieron en la vida".

Desde las organizaciones sociales, el coordinador nacional de Barrios de Pie, Daniel Menéndez, valoró el gesto de la nueva conducción de la CGT y destacó que ambos sectores compartan la "preocupación" por la situación económica y social del país. "Hay incertidumbre porque no se genera empleo, ni siquiera trabajo informal. Acompañaremos los planteos de la CGT y ellos incorporarán nuestros reclamos. Es una buena señal", afirmó.

El consejo directivo de la central obrera se reunirá hoy por la tarde para analizar la marcha de su estrategia para sumar adhesiones sociales y políticas, y a la par evaluar los próximos pasos que darán ante la falta de respuestas concretas del Gobierno a los planteos que la entidad llevó el viernes a un grupo de ministros. "Hay que analizar cómo se administran los tiempos de una posible medida de fuerza. Hay una crisis severa y el Gobierno está perdiendo el rumbo", alertó un dirigente en referencia directa a la posibilidad de que el confederal de la entidad disponga un paro general de 24 horas.

Acuña sintetizó ayer la voz más crítica de la conducción de la CGT. Acusó directamente a Macri de "estar del lado de los empresarios" y dijo que sus funcionarios "no viven ni ven pasar" las dificultades que sufren los sectores más postergados. "Si no hay respuesta, habrá lucha", desafió.