Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La CGT sumó apoyo de intendentes del PJ y fortalece su presión sobre el Gobierno

Coincidieron en el diagnóstico de la situación social y el temor por una escalada en la conflictividad a fin de año. Respaldo de los jefes comunales al llamado a un paro

El mismo diagnóstico y una preocupación compartida: "cómo atravesar fin de año sin un desborde social". Ese fue el registro que dominó ayer el diálogo que encaró el triunvirato de conducción de la CGT con un grupo de intendentes peronistas del conurbano bonaerense, en el marco de la ronda de encuentros que puso en marcha la central obrera en la búsqueda de generar fuerte consenso político en favor de un paro general que fortalezca la presión por respuestas de parte del Gobierno.
La reunión, que continuó la línea del debate iniciado la semana pasada por la cúpula cegetista con los movimientos sociales y que se replicará entre hoy y mañana con encuentros con la UIA y la Conferencia Episcopal Argentina, abundó en las expresiones de preocupación por los efectos de la situación económica sobre los sectores más vulnerables y en la necesidad de establecer mecanismos de contención para evitar una agudización del conflicto social en diciembre. "Coincidimos en que el ajuste golpea muy fuerte en los más humildes y en que se impone trabajar en conjunto para sobrellevar esta situación sin que explote", sintetizó uno de los gremialistas que participó del encuentro con los intendentes del llamado "Grupo Esmeralda", que lideran Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Gabriel Katopodis (San Martín) y Juan Zabaleta (Hurlingham).
Un dirigente cegetista señaló que los jefes comunales relataron las dificultades que atraviesan en sus respectivos distritos y depositaron su expectativa en el efecto de la estrategia de la central obrera para obtener respuestas de la administración macrista. "Esperan que logremos torcer algunos rumbos y políticas que son por demás conflictivas", remarcó el vocero gremial en clara referencia a la decisión de la CGT de avanzar con el llamado a un paro nacional para el próximo mes.
"Compartimos el diagnóstico y transmitimos que estamos dispuestos a colaborar para defender el empleo. Estamos trabajando en una agenda programática para que el Gobierno retrotraiga las medidas económicas que adoptó", enfatizó Insaurralde en la conferencia de prensa realizada al término de la reunión. Zabaleta, incluso, planteó el respaldo de ese grupo de intendentes del PJ a la posible convocatoria a un paro por parte de la CGT. "Siempre acompañamos las decisiones que adopta el movimiento obrero porque en definitiva las preocupaciones son las mismas...los trabajadores", remarcó.
A su vez, Héctor Daer, uno de los miembros del triunvirato de la central obrera señaló que con los intendentes "tenemos una matriz de una situación preocupante" y señaló que por ello acordaron "transitar juntos la posibilidad de que el gobierno pueda rectificar las medidas que generaron esta situación".
El plan de encuentros diagramado por la cúpula cegetista continuará hoy con una reunión con la conducción de la UIA, en tanto mañana por la tarde visitará al Episcopado. Espera que esos contactos permitan nutrir de respaldo político su estrategia, en la previa a la reunión del Confederal cegetista del 23 de septiembre, que implicará el inicio de la cuenta regresiva para la concreción de la primera huelga general contra la gestión de Mauricio Macri.