Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La CGT redobla la presión sobre el Gobierno y empresas por un pacto antidespidos

Esta semana se reunirá la conducción de la central para definir la estrategia. El triunvirato ya mantuvo encuentros con diversas cámaras empresarias para apurar un entendimiento. El martes se reúne con las pymes

La CGT redobla la presión sobre el Gobierno y empresas por un pacto antidespidos

Mientras aguarda la convocatoria oficial para la nueva reunión de la mesa de diálogo tripartito, prevista inicialmente para mediados de este mes, la conducción de la CGT decidió apurar la definición de la estrategia con la que volverá a sentarse con funcionarios del Gobierno y empresarios en la apuesta de hacerse de un compromiso efectivo para frenar los despidos por un plazo mínimo de tres meses.

Para ello, la cúpula tripartita cegetista que integran Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña convocó para el próximo jueves a una nueva reunión del consejo directivo de la central, donde espera terminar de consensuar los detalles del reclamo que activará en la mesa de diálogo. Antes, el martes, la conducción de la entidad mantendrá un encuentro con representantes de cámaras que agrupan a pequeñas y medianas empresas con la intención de tomar nota de la situación de diversas actividades y particularmente la realidad del empleo.

La reunión con las pymes será el último capítulo de una serie de encuentros oficiales y contactos más informales con referentes de los principales sectores empresarios que la primera línea cegetista puso en marcha en las últimas semanas con el propósito de sondear su disposición para avanzar en algún tipo de entendimiento que contenga los despidos en el tramo final del año y los primeros meses de 2017. “El deterioro del salario y el empleo son las dos principales preocupaciones. Logramos acordar la compensación de fin de año que es una ayuda. Ahora necesitamos alguna herramienta que nos garantice frenar los despidos”, resumió a este diario un referente de la conducción de la central obrera.

Daer y Schmid ratificaron ese objetivo en un reportaje publicado ayer por La Nación. “El problema está en el empleo”, enfatizó el diputado nacional y dirigente de Sanidad. Mientras el titular del sindicato de dragada advirtió que en materia de empleo “estábamos estancados y hoy ha declinación”. Una inquietud más profunda comparten desde otros gremios cuyas actividades resultaron muy golpeadas por la contracción de la economía en los últimos meses. Son los casos de la Uocra, los metalúrgicos de la UOM y los sindicatos de textiles y calzado, entre otros.

El gremio de la construcción, que encabeza Gerardo Martínez, ya advirtió de la pérdida de alrededor de 70 mil puestos de trabajo en la actividad, situación que vinculó estrechamente al parate de la obra pública. Si bien entre agosto y septiembre se recuperaron unos 3000 empleos, la nueva contracción que registró el sector en octubre (caída del 13%) derivó en nuevas cesantías, según estimaron en el sindicato.

Similar escenario ofrecen desde la conducción de la UOM, liderada por Antonio Caló. “En lo que va del año tenemos unos 20 mil trabajadores afectados por la situación del empleo, entre despidos y suspensiones”, calculó hace unos días el dirigente metalúrgico y referente de la conducción cegetista, Francisco “Barba” Gutiérrez.

Tras la experiencia del veto presidencial a la ley antidespidos votada por el Congreso en mayo pasado, la CGT rechaza volver a la carga con la idea de una iniciativa legislativa. Pero también destaca el fracaso del compromiso que el presidente Mauricio Macri selló también en mayo (como alternativa al avance del Congreso) con un centenar de empresas, pero sin participación sindical, para intentar contener las cesantías. A diferencia de ese documento, en la CGT suponen ahora que la posibilidad de un acuerdo en el marco político del diálogo tripartito ofrecería mayores garantías en el objetivo de preservar el empleo.