Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La CGT rechaza el tope a paritarias: "Nadie va a discutir alrededor de 18%"

Así lo afirmó Juan Carlos Schmid, quien remarcó el impacto de los últimos aumentos (peajes, salud y educación) en el bolsillo de los trabajadores.

La CGT rechaza el tope a paritarias:

Juan Carlos Schmid, integrante del triunvirato que conduce la Confederación General del Trabajo (CGT), rechazó cualquier techo que se busque fijar para las negociaciones paritarias al remarcar que "si no hay una moneda en el bolsillo de los trabajadores, a quién le importa la inflación".

"Que se olviden de que los sindicatos van a discutir salarios con esa referencia, con esa limitación. Nadie va a discutir alrededor del 18% cuando en los primeros meses ya hay impacto con el cuadro tarifario en peajes, en salud y en educación", agregó el referente sindical.

En diálogo con el diario La Voz del Interior, Schmid tomó distancia del aumento del 18% que la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, cerró con empleados estatales y que se observó como una referencia en el inicio de las negociaciones paritarias.

"Es probable que acá haya un descenso de la inflación con respecto al año anterior, pero insisto: si no hay una moneda en el bolsillo de los trabajadores, a quién le importa la inflación", ratificó.

Schmid subrayó que "las paritarias tienen que ser libres" porque, explicó, "es un acuerdo entre partes y no tiene que intervenir el Estado". "La estamos viendo mal. Hay miles de suspensiones, hay caída del consumo, no arranca la economía, no hay certezas de cómo esto puede evolucionar hacia adelante.

Así que nuestra mirada es crítica", planteó. Al respecto, el dirigente sindical detalló que "hay industrias que han sido muy golpeadas por las importaciones, pero también hay lugares que están en una situación muy difícil, producto de la retracción de la economía. De modo tal que el famoso arranque de marzo cada vez se pone más en duda".