U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

La CGT presiona por reparto de ganancias y jaquea el diálogo que impulsa la UIA por salarios

Recalde rechazó las críticas y negó que el proyecto busque una cogestión sindical. Moyano patea para después de las elecciones cualquier negociación con la UIA

Después de varios meses en el freezer, la conducción de la CGT, comandada por Hugo Moyano, decidió reactivar en el Congreso su ofensiva para apurar el tratamiento del proyecto de ley que dispone el reparto de una parte de las ganancias empresarias entre los trabajadores, una postura que desató el malestar en la cúpula de la Unión Industrial justo en momentos en que la entidad fabril pretendía reabrir el diálogo con los gremios para fijar un horizonte consensuado de cara a las negociaciones salariales de 2012. “Me parece que en un momento como este lo que tenemos que tratar todos juntos es de traer serenidad a la economía, y no más alteración que la que ya está teniendo por factores externos”, afirmó el jefe de la UIA, José Ignacio de Mendiguren, en respuesta a la determinación sindical de renovar el impulso por la sanción parlamentaria de la iniciativa.
De Mendiguren insistió en destacar sus críticas al proyecto cegetista elaborado por el abogado y diputado Héctor Recalde y consideró que solo “busca la cogestión sindical” de las empresas. “No lo comparto en lo más mínimo. Es un proyecto que más que hablar de distribución de utilidades estaba buscando la cogestión sindical, es decir la intervención de los sindicatos en la aprobación de los balances y esto me parece un abuso”, remarcó.
Los cuestionamientos del titular de la UIA fueron rechazados por el propio Recalde, quien negó que la iniciativa promueva un esquema de cogestión gremial y sostuvo que “lo que hay es derecho a la información, que es un derecho primario”. “¿Por qué (las empresas) tienen que ocultar cuáles son las tasas de rentabilidad?”, se preguntó Recalde, tras lo cual criticó que, según la visión de los empresarios, “nunca es el momento oportuno” para avanzar con el proyecto.
El nuevo cortocircuito por el proyecto de ganancias se produce justo en momentos en que De Mendiguren inició una serie de contactos con Moyano en la búsqueda de acordar un encuentro para comenzar a negociar un marco de referencia para los aumentos salariales del próximo año. Al respecto, desde la CGT advirtieron que cualquier negociación en ese sentido deberá esperar hasta después de las elecciones del 23 de octubre y reclamaron de antemano una agenda definida para sentarse a conversar con los sectores empresarios.