Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La CGT marcha al Congreso contra los despidos y amenaza frenarlos por ley

Insistirá con la vía legislativa si no logra que en el diálogo tripartito se firme un acuerdo para contener cesantías. Inquietud por los despidos en la construcción y la UOM

Según los cálculos de la Uocra, desde octubre de 2015 se perdieron 72.000 empleos en la actividad

Según los cálculos de la Uocra, desde octubre de 2015 se perdieron 72.000 empleos en la actividad

La CGT decidió incorporar su propia agenda a la marcha conjunta que realizará con los movimientos sociales el próximo viernes 18 al Congreso. Así, al reclamo por la sanción del proyecto de ley de Emergencia Social auspiciado por las organizaciones de desocupados y trabajadores informales, la cúpula sindical sumó el pedido para hacer extensiva la misma emergencia al terreno laboral y exigir un freno a los despidos. En la antesala a la nueva convocatoria a la mesa de diálogo tripartito, prevista para a semana del 21 de noviembre, la decisión cegetista supone un advertencia concreta al Gobierno y los principales sectores empresarios: si no se avanza en un compromiso político efectivo para evitar las cesantías, volverá a la carga con una ley antidespidos, similar a la que el presidente Mauricio Macri vetó en mayo pasado.

"La marcha será por la Emergencia Social y Laboral. Vamos a llevar como estandarte el reclamo para frenar los despidos", afirmó Juan Carlos Schmid, uno de los miembros del triunvirato de conducción de la central sindical. El dirigente remarcó a este diario que la CGT llevará como "exigencia" a la nueva reunión de la mesa de diálogo la necesidad de firmar un compromiso para suspender cesantías por un plazo mínimo de 90 días.

En la búsqueda de preparar el terreno para ese reclamo, referentes cegetistas mantuvieron en las últimas semanas una serie de conversaciones con entidades empresarias en las que expresaron su preocupación por la situación del empleo. Hoy repetirán el gesto en un encuentro con cámaras que agrupan a pequeñas y medianas empresas (Cgra y textiles). Y ya evalúan una nueva cita con la cúpula del Episcopado, para sumar su respaldo al reclamo de un pacto antidespidos antes de fin de año. "La idea es sumar todo el apoyo posible, generar los consensos necesarios para contener la situación", advirtió otro dirigente cegetista.

Pero si no prospera la idea de un acuerdo en el marco de la mesa de diálogo, en la CGT advierten que renovarán la apuesta por la sanción de una ley antidespidos. "Si no se hacen cargo de la situación, volveremos a la carga con una ley, pediremos que el Congreso aborde de nuevo el tema", insistió otro gremialista.

La estrategia de la central será definida el jueves en el marco de una nueva reunión que mantendrán los miembros del consejo, donde se analizará el resultado de la ronda de contactos con los sectores empresarios y sociales, y se determinará el alcance de la movilización sindical en la marcha del 18.

La inquietud por el deterioro del empleo involucra a todos los gremios por igual, pero se agudiza en aquellas actividades que resultaron muy golpeadas por la contracción de la economía en los últimos meses. Uno de los casos más significativos es el de la construcción que, luego de la leve recuperación que registró en julio y agosto, volvió a retroceder en septiembre y octubre. Según los últimos relevamientos de la Uocra, el gremio que conduce Gerardo Martínez, la actividad acumula desde octubre del año pasado la pérdida de alrededor de 72.000 puestos de trabajo, situación que atribuyen en forma directa al parate de los proyectos de obra pública. Y advierten que el escenario podría profundizarse entre diciembre y febrero por cuestiones de estacionalidad.

Otro sector golpeado es el de la industria metalúrgica. Allí, de acuerdo con las estimaciones de la UOM, hay "20.000 trabajadores afectados por la situación del empleo, entre despidos y suspensiones".