Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La CGT lanzó el paro y apuesta a limitar al espacio social su puja con el Gobierno

La central pretende enfrentar el discurso oficial que denunció motivos electorales detrás de la medida de fuerza. La protesta será nacional, de 24 horas y sin movilización

“Ninguno de los tres que estamos acá somos kirchneristas”, dijo la conducción de la CGT al anunciar el paro

“Ninguno de los tres que estamos acá somos kirchneristas”, dijo la conducción de la CGT al anunciar el paro

“Ninguno de los tres que estamos acá somos kirchneristas”. Con esa definición, que buscó contrarrestar el discurso del Gobierno sobre las supuestas motivaciones partidarias y electorales de la medida de fuerza, el triunvirato de conducción de la CGT oficializó ayer que el próximo 6 de abril realizará el primer paro general contra la gestión macrista. La decisión de marcar su distancia con el kirchnerismo y garantizar la adhesión de amplios sectores sociales a la protesta, constituye el principal objetivo de la estrategia que se trazó la cúpula de la central obrera en las tres semanas que restan para la concreción de la huelga. Interpretan que con ello debilitarán la acusación oficial, que machaca con el registro partidario-electoral de la huelga, y a la par fortalecerán la legitimidad de la medida en la sociedad.

“Vamos a generar un debate y a pedirle a toda la sociedad que nos acompañe. Porque no solo los trabajadores fuimos dañados por este modelo económico y queremos que la huelga sea efectiva y abarque al cien por cien de la población”, afirmó Héctor Daer, uno de los triunviros cegetistas, durante la rueda de prensa en la que se oficializó la fecha del paro. Y remarcó: “Queremos que el plan económico nos incluya a todos”.

También Schmid reforzó la estrategia de separar la decisión de la huelga de cualquier maniobra política. “Hay que dejar de buscar en el otro al culpable para no hacerse cargo de los verdaderos problemas”, reclamó en directa referencia a la administración macrista y sostuvo que el paro constituye “una expresión del malestar social” que, según dijo, existe en diferentes capas de la población “a las que la CGT intenta interpretar”. “Esto es una decisión del sindicalismo de presentar un programa político”, enfatizó.

A su vez, Acuña salió al cruce de los funcionarios que en los últimos días advirtieron que el paro no servirá para solucionar problemas como la caída del poder adquisitivo y el aumento de los despidos. “Los problemas los tienen que solucionar ellos que son los que gobiernan. Que no se laven las manos”, les exigió.

La fecha de la huelga se aprobó por unanimidad en el marco de la brevísima reunión del consejo directivo de la central, en la que no hubo debate. La medida será de 24 horas, de carácter nacional y sin movilización (“nos quedaremos en nuestras casas a esperar respuestas”, explicó Acuña). Sin embargo, desde diversos movimientos sociales y agrupaciones de izquierda confirmaron ayer mismo su adhesión a la protesta y anticiparon que realizarán piquetes y marchas en en los principales centros urbanos.

A su vez, las dos CTA también informaron que se plegarán al paro dispuesto por la CGT, aunque por ahora mantendrán la huelga con movilización que convocaron para el jueves 30 de marzo. “El paro del 6 será un plebiscito contundente, demoledor e inapelable que expresar el rechazo del pueblo a la política sistemática, al empobrecimiento y despojo de los sectores populares”, aseguró el titular de la CTA de los Argentinos, Hugo Yasky.