Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La CGT enfría disputa con el Gobierno para meterse de lleno en la campaña

En la central obrera hay libertad de acción de cara a los comicios. Los gremios del transporte se reúnen con Alberto Fernández, que cerró con Randazzo. Diáspora sindical en el massismo

No habrá pronunciamiento institucional de la CGT de cara a las elecciones

No habrá pronunciamiento institucional de la CGT de cara a las elecciones

Los tiempos de la incipiente campaña electoral en marcha comenzaron a dominar los movimientos en el escenario sindical. Y se traducen, a nivel de la CGT, es señales concretas de distensión en su ofensiva de confrontación con la Casa Rosada. Si bien en buena medida la decisión de revisar el vínculo con el Gobierno responde a la necesidad de la central de contener las diferencias internas multiplicadas tras el paro general del 6 de abril, también la urgencia por no perder terreno en la largada de la pulseada proselitista abonó la misma estrategia, sobre todo a poco más de un mes del cierre de las listas que competirán en las primarias de agosto y en las generales de octubre.

No habrá un pronunciamiento institucional de la entidad respecto a su encolumnamiento para los comicios. La ausencia de un proceso unificador del peronismo habilita un escenario de libertad de acción entre la dirigencia cegetista, que ya comenzó a mover algunas fichas en la apuesta de hacerse de espacios expectantes en las listas de candidatos. "Algunos ya empezaron a jugar, otros están a la expectativa pero en cualquier momento se lanzan a la cancha", aventuró un referente histórico de la central obrera.

Como una señal evidente del creciente entusiasmo electoral, la agenda de los dirigentes de la cúpula cegetista comenzó a intercalar compromisos gremiales con otros de neto corte proselitista. Así, este mediodía, los miembros de la poderosa Confederación de gremios del transporte (CATT), compartirán un encuentro en la sede de La Fraternidad con Alberto Fernández, el flamante jefe de campaña de Florencio Randazzo en el territorio bonaerense.

Durante la charla, de la que participarán Juan Carlos Schmid, uno de los triunviros cegetistas, se analizará la situación del PJ nacional como el proceso de reorganización del partido en el distrito porteño. A diferencia del Movimiento de Acción Sindical (MASA), de Omar Viviani y Sergio Sasia, que desde hace tiempo acompaña la postulación de Randazzo, en la CATT evitaron anticipar cualquier apoyo. En parte la decisión final de ese sector dependerá de la posibilidad de ubicar hombres propios en alguna lista, para lo cual se menciona al dirigente Juan Pablo Brei (Aeronavegantes) y al propio Schmid.

Mas esquiva parece ser la suerte del Frente Renovador dentro del mundo sindical. A la salida de Héctor Daer, otro de los miembros de la conducción sindical, de la fuerza se sumaron en los últimos días los cortocircuitos en la relación entre Sergio Massa y Facundo Moyano, quien también amenaza con un portazo. Incluso, algunas versiones sostienen que su padre Hugo Moyano apostaría a fortalecer su espacio sindical para avanzar después en un entendimiento frentista con algún sector del peronismo. La postulación de Facundo sería en ese eventual escenario una prenda de negociación.

A su vez, en el caso de Daer, fuentes sindicales imaginan un destino similar al de otros dirigentes de los grupos de "independientes" y "gordos", más cercanos a la estructura oficial del PJ, en la que conviven hoy el kirchnerismo con los poderosos intendentes del conurbano bonaerense.

La pata gremial del massismo se reduce entonces a la expresión barrionuevista del diputado provincial y también triunviro cegetista Carlos Acuña y en parte a la figura de la diputada Graciela Caamaño, aunque dentro de la propia central obrera advierten que fiel a su estilo, el gastronómico Luis Barrionuevo "repartirá su juego para no perder".