Kicillof delinea una reforma tributaria para la pospandemia: cuáles son sus claves

En línea con el gobierno nacional y los pasos del Presupuesto 2021, Buenos Aires comienza a analizar cambios impositivos de cara al año próximo. El jefe de ARBA, Cristian Girard, sostuvo que se apunta a descomprimir la presión de Ingresos Brutos.  

Más allá del parate económico que implica la cuaerentena por coronavirus, las distintas administraciones provinciales empiezan a delinear lo que será el día después y en ese sentido buscan planes para apuntalar una reactivación en la pospandemia.

En esa línea se mueve por estos días la gestión de Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires. Si bien la prioridad pasa hoy por la curva de contagios en el conurbano y Capital, que determinarán cómo sigue la cuarentena a partir del sábado próximo, ya comenzaron a perfilar lo que serán los ejes del Presupuesto y la Ley Fiscal para 2021.

Desde los despachos platenses se resalta que ese debate comenzará a profundizarse hacia la primavera y que, a diferencia del anterior, esperan contar con esas leyes hacia fin de año. En ese paquete estará una reforma tributaria, que parte de la realidad que se evidencia en Buenos Aires, con el mayor peso sobre la actividad y no sobre los patrimonios.

Cristian Girard, titular de la Agencia de Recaudación bonaerense (ARBA) dio pistas sobre el camino que pretenden recorrer en ese sentido. El funcionario afirmó que la clave estará en "reducir la presión impositiva en los sectores de menor facturación", como son las pymes y los comercios de proximidad, a fin de potenciar la actividad económica.

En declaraciones a radio La Plata, Girard sostuvo que se trabaja en una "estructura tributaria que reduzca muchísimo la presión impositiva sobre sectores como los comericos, los profesionales independientes y las pymes, que son los de baja facturación".

“La idea es que ganen peso los impuestos patrimoniales en detrimento de los impuestos a tasa a la actividad (Ingresos Brutos) para que haya mayor margen de maniobra, más allá del ciclo económico , explicó el funcionario.

El jefe de ARBA puso énfasis en que en momentos de recesión, como la de actual, "cae la recaudación porque caen esos sectores y es cuando más recursos necesita la Provincia para hacer alguna política contracíclica y menos recursos tiene .

Por eso, Girard consideró que "los recursos hay que ir a buscarlos en los sectores más concentrados de la economía y, sobre todo, darle más peso a los impuestos patrimoniales, con una estructura progresiva, donde paguen más los que más tienen , graficó.

Para Girard, ese esquema permitirá a Buenos Aires "por un lado reducir la presión impositiva en los sectores productivos, en particular de los sectores pymes que son lo que motorizan la creación de empleo en la provincia y en la Argentina y a la vez en cuanto a los ingresos nos va a dar mayor estabilidad .

En ese contexto, resaltó que una estructura tributaria sobre la base de los impuestos patrimoniales "permitirá liberar la presión financiera de recaudación que hoy está apoyada sobre todo en las espaldas de las pymes, lo cual explica que los últimos cuatro años hayan cerrado tantas pequeñas empresas .

Estamos pensando la Provincia para cuando esté controlada la pandemia y en ese contexto que sepan las pymes y los comercios que nosotros contamos con ellos para retomar el crecimiento, la generación de empleos y la mejora en las condiciones de vida, y por eso entendemos que es importante que el gobierno de la Provincia ponga su granito de arena y que el esfuerzo no sea siempre del sector privado , sostuvo.

Girard precisó que en los últimos tres meses, en medio de la cuarentena, el Fisco bonaerense debería haber recaudado $ 120.000 millones y lo que logró fue $ 100.000 millones, por la caída de la actividad.

 

Tags relacionados