Jubilados recuperarán poder adquisitivo recién en el segundo semestre de 2019

Este año perderán hasta un 7% acumulado y 12,9% punta a punta en diciembre. El año que viene ganarían 1% en términos reales si la inflación es 23% pero perderían 2% si la inflación alcanza el 30%.

La nueva fórmula de movilidad jubilatoria que se empezó a aplicar este año para actualizar las jubilaciones resultó impotente no sólo ante una inflación que se acelera, así que recién empezarán a recuperar poder adquisitivo en el segundo semestre de 2019 suponiendo una inflación descendente.

Este año los jubilados perdieron 12,9% en diciembre respecto de diciembre del año pasado. En tanto acumulan una pérdida del poder adquisitivo de hasta el 7% acumulado este año, según calculó el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).

Así es que los jubilados necesitarían cobrar un bono superior a su haber adicional para compensar la pérdida de poder adquisitivo este año.

"Se estima que los beneficiarios sufrirán pérdida en su poder adquisitivo acumulado equivalente al 7% y al 6,6% (dependiendo el bono percibido en marzo pasado)", dijo Valentín Mongi, economista de IARAF.

Y agregó: "Por lo tanto, el monto necesario en diciembre que compensaría la pérdida sufrida en 2018 equivaldría a $ 9712,6 y $ 9193,6 (según el bono), lo que implicaría un mes de haber mínimo más", agregó.

Para el año que viene, el rezago de seis meses en la actualización de la fórmula de movilidad -que sigue un esquema que considera en un 70% la variación del IPC Nacional y en un 30% la evolución del índice de salario de trabajadores estables (Ripte)- generará que las jubilaciones sigan perdiendo contra la inflación en el primer semestre.

"Los jubilados sufrirán una pérdida en su poder adquisitivo acumulado equivalente al 7% y al 6,6%. El monto compensaría la pérdida sufrida en 2018 equivaldría a $ 9712,6 y $ 9193,6 (según el bono), lo que implicaría un mes de haber mínimo más".

Recién en diciembre de 2019, las jubilaciones podrían crecer 12,3% en términos reales si la inflación es del 23%, o 10,6% si la inflación es del 27% y 9,3% si la inflación es del 30%, según estimó el IARAF.

Pero en términos acumulados, la capacidad de compra de las jubilaciones sólo crecería sólo 1% si la inflación fuera de 23% el año que viene.

En cambio, seguirán perdiendo 1% en términos reales si la inflación es de 27%. La caída alcanzaría 2% si la inflación alcanza 30%, la estimación generalizada.

"Los haberes jubilatorios recuperarían poder de compra en diciembre", dijo Mongi. "Pero el poder adquisitivo acumulado solo lograría superar la capacidad de pago de 2018 si la inflación de diciembre se ubica en torno al 23%, por el hecho de que la mejora real se da en el último cuatrimestre del año", explicó.

Bajo la nueva ley de Movilidad Jubilatoria, los haberes se actualizan trimestralmente (marzo, junio, septiembre y diciembre) mientras que en la vieja Ley la actualización se realizaba en los meses de marzo y septiembre.

Pero este año, el haber real registra una tendencia descendente desde mayo, que se profundizó a partir de septiembre, a pesar del aumento otorgado ese mes.

En términos acumulados, la capacidad de compra de las jubilaciones sólo crecería sólo 1% si la inflación fuera de 23% el año que viene.

En diciembre los jubilados que perciban la mínima cobrarán $ 9309,8, que sumado al aguinaldo alcanza los $ 13.964,7. En enero y febrero de 2019 el haber seguirá en $ 9309,8 hasta marzo, cuando recibirán un nuevo aumento de 11,8% y el haber superará los $ 10.400.

Pero la dinámica de la suba de precios, que podría generar un pico de inflación interanual en los primeros meses de 2019, lleva al IARAF a concluir que en los dos primeros años de vigencia de la nueva ley Movilidad, el poder de compra de los haberes jubilatorios perderían frente a la inflación y se posicionarían en una situación desfavorable respecto a 2017. 

Tags relacionados

Más de Economía y Política