Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Jóvenes, enfocados en la gestión y con espacio familiar: el perfil político más buscado

Hubo cambios de paradigmas, que se vieron en la última elección. Un ministro, dos intendentes, un economista y una consultora contaron sus experiencias personales en el seminario Político Profile de El Cronista.

Fernando Gonzalez, director de El Cronista, junto al ministro de Educación, Esteban Bullrich.

Fernando Gonzalez, director de El Cronista, junto al ministro de Educación, Esteban Bullrich.

Contacto directo con la gente, rutinas que se comparten con la familia, pasatiempos para “desconectarse” y miradas que superen el corto plazo parecen ser los nuevos valores de la generación de políticos siglo XXI, para quienes la confianza de los electores –y no tanto las estructuras partidarias- es vital a la hora de enfrentarse a las urnas.

Así surgió de la experiencias relatadas hoy en el seminario “Político Profile”, el evento organizado por El Cronista, Apertura e Information Technology en La Rural, para analizar “la otra cara” del trabajo de esos referentes.

Allí estuvieron Esteban Bullrich, ministro de Educación y Deportes; Gustavo Posse y Jorge Macri, intendentes de San Isidro y Vicente López respectivamente; el economista Marco Lavagna y la consultora de opinión Mariel Fornoni, de Management & Fit.

“Llevo los chicos a la escuela todos los días y hace 3 años empecé a viajar con ellos cuando trabajo, para que ellos vean qué hacés, de qué se trata la política y el trabajo de uno”, relató Bullrich quien además confesó que los fines de semana le dedica mucho tiempo a la familia. “Y salgo a correr a la mañana, bien temprano, como a las 5, para no robarle tiempo a ellos”, aclara.

En la primera hora cuando llega a la oficina, a partir de las 8, toma un mate y revisa los mails con las primeras noticias del día, cuentó el ministro y reveló que cuando cursó su MBA en Estados Unidos viajó a Nicaragua, en el año 96, para dar clases en la selva del norte como parte del plan de una fundación internacional.

“La educación siempre me gustó, es fundamental para cambiar la realidad”, dijo Bullrich. Domingo Sarmiento fue “un personaje maravilloso” que lo inspiró en su carrera y se mostró seguro de que para al actual gobierno de Macri “la educación, la formación de recursos humanos, es el eje de su política”. “De lo contrario no podríamos afrontar los proyectos de inversión y desarrollo”, define.

“Me encanta vivir de persona normal. Me gusta bajar en cualquier café. La gente se acerca y te pregunta: ‘¿Es usted?’”, relata Jorge Macri, quien valora mucho su experiencia en la política. “Salir del tupper y entender la realidad, vivirlo en primera persona, me hizo mejor persona”, dice.

Su pasión también es la cocina. Dos veces a la semana recibe a su familia alrededor de una mesa. “Somos muy tanos, muy expresivos”, describe. Pero también conecta su hobby con la política. “Tengo  nombre para un programa: ‘La cocina de la política’. Lo digo en público para que quede que fue idea mía”, se ríe.

Se autodefine como “un emprendedor” de la política, en la que dio los primeros pasos a través de la Fundación Creer y Crecer. Tuvo su experiencia como legislador, en la que conoció “lo bueno y lo malo” de la política y dice que se gran enemigo es cuando encuentra resignación en la gente.

Gustavo Posse creció en una familia política. “Cuando nací, mi padre (Melchor Posse) ya había sido intendente (de San Isidro)”, grafica. Define a Raúl Alfonsín como el “prócer contemporáneo” por su aporte a la democracia en Latinoamérica. No obstante aclara que su origen personal más que partidario es del “fomentismo”: el trabajo con juntas vecinales y ONGs.

Está al frente de la intendencia sanisidrense hace más de 15 años, y asegura que la clave para ello fue siempre innovar. “En Vicente López y San Isidro la gente es muy exigente, en todos los estratos sociales, pero también da un crédito importante a la hora de votar”, comenta.

¿Dejará la intendencia en las próximas elecciones si Macri le pide otro rol? . “Cuando en el equipo se de la oportunidad, haré la apuesta. Uno siempre quiere ir a la Selección, pero primero tiene que andar bien en su club”.

La economía y lo social

A Marco Lavagna le preocupa la cuestión social, área en la que cree que el gobierno de Macri “está corriendo de atrás, porque llegó con la idea equivocada de que las prometidas inversiones tendrían un efecto derrame”.

Explica que su pensamiento “se puede vincular más al peronismo, por lo social”, aunque “le rescato mucho al radicalismo las cuestiones institucionales”. “Hay que combinar ahora lo social con los institucional”, sintetizó.

El apellido Lavagna, lógicamente tuvo un peso a la hora de abrirse camino. “Te abre puertas, pero no lo veo como una carga. Después, claro, hay una exigencia mayor ,pero como no tengo problema en trabajar no tengo problema en eso”.

El perfil preferido

Al final de los paneles, que fueron conducidos por Fernando Gonzalez, director periodístico de El Cronista, Hernán de Goñi, subdirector y Walter Brown, jefe de redacción, la consultora Mariel Fornoni resumió que en el actual contexto político “la confianza está en crisis” y la gente,  a la hora de votar, “decide a último momento en base a la confianza que le genera el candidato, y no ya en base a un espacio político”.

En cuanto al perfil  político más buscado, sostiene que la preferencia se aleja del paradigma tradicional y se apuesta a “gente más joven, con más perfil de gestión”. También reconoce que es parte de una moda, de un estilo que puede pasar, pero seguramente perdurará hasta los próximos comicios.