Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Investigan como "dudosa" la muerte del empresario que vinculó a Báez y Kirchner

Horacio Quiroga había denunciado presuntas maniobras de lavado en la firma Austral Construcciones. Fue encontrado con un traumatismo de cráneo en su bañadera

Investigan como

La Policía Federal no descarta un accidente pero, por las vinculaciones, denuncias y temores públicos del empresario Horacio Quiroga, su sorpresiva muerte no deja margen para descartar ninguna hipótesis, dicen los investigadores. El ex director de dos compañías de Lázaro Báez fue hallado muerto ayer en su departamento del barrio porteño de Recoleta. La sospecha de la Policía Federal es que Quiroga, quien sufría problemas respiratorios y padecía de crisis asmáticas, murió por causas naturales y sufrió un fuerte golpe en la cabeza al caer al piso. Sin embargo la fiscalía número 2 , a cargo de Santiago Vismara, la caratuló como "muerte dudosa" e inició la investigación.


El empresario, quien había denunciado presuntas maniobras de lavado de dinero en la firma Austral Construcciones, fue encontrado con un traumatismo de cráneo dentro de la bañera de su vivienda de Callao al 1150. Tenía 65 años, conocía a Báez desde abril de 2009 y hasta 2010 fue director de las empresas petroleras ‘Epsur’ y ‘Mishar’, del empresario patagónico.


En reportajes a la prensa había relatado la presencia de "bolsos con dinero" que entraban a la firma Austral Construcciones, aunque había afirmado que esas sumas "no ingresaban en las cuentas" del detenido empresario. "En nuestra empresa yo vi contar una montonera de dinero. Hasta u$s 7 millones que estaban encima de una mesa. No sé si robaba para la corona. Sé que Báez se enriqueció de manera escandalosa, de una forma imposible de justificar", había manifestado.


Además, sostuvo que "las indicaciones y órdenes las recibía Báez de Néstor Kirchner". El cuerpo de Quiroga fue encontrado por su hijo, quien dio aviso a la Policía Federal, fuerza que inició una serie de pericias en el domicilio del empresario para intentar determinar las causas de la muerte.


Sus acusaciones contra Lázaro Báez fueron efectuadas por primera vez en 2013 en una entrevista publicada por la revista Noticias, aunque luego reiteró sus dichos ante escribano público en la casa de la diputada nacional de la Coalición Cívica Elisa Carrió.


"Tengo miedo por mi seguridad y mi familia", le confió cuando estaban en el departamento que la diputada tenía en el noveno piso de avenida Santa Fe y Paraná, el 11 de septiembre de 2013. Quiroga también apuntó al dueño de Austral Construcciones durante una entrevista el mismo año con el programa de Canal 13 Periodismo Para Todos, que también presentó otros informes sobre las supuestas maniobras de lavado de dinero de Báez.
Según fuentes policiales citadas por la agencia oficial Télam, el hallazgo se produjo en horas de la mañana en el domicilio de Quiroga. Según los investigadores, el cuerpo del hombre se hallaba dentro de la bañera en medio de un charco de sangre, y presentaba un fuerte golpe en la cabeza.


Uno de los hijos de 10 años del empresario fue quien encontró el cadáver y dio aviso a la policía, por lo que pocos minutos después llegaron efectivos de la comisaría 17a al lugar. Las sospechas apuntan a que el hombre sufrió una descompensación cardíaca y que cayó desvanecido al piso, citó esa agencia. "Mi familia quedó destruida luego de mi paso por la empresa de Lázaro. No soportaron la presión que ejerció sobre mí", había denunciado Quiroga al periodista Luis Novaresio en una entrevista que publicó Infobae TV, a comienzos de abril.


Quiroga presidió dos emprendimientos petrolíferos de Santa Cruz que le fueron otorgados a Báez, hoy detenido por el juez Sebastián Casanello. "Báez era socio y empleado de Néstor Kirchner. Recibía sus órdenes, pero participaba de los millones de dólares que enviaba el ex presidente", expresó.