LA AFIP PUEDE CONSIDERARLAS COMO EVASIÓN EN GANANCIAS

Inversiones desde paraísos fiscales, la tentación que puede complicar a startups

La Ley define los fondos provenientes de paraísos fiscales como "incrementos patrimoniales no justificados" (evasión), aunque admite pruebas en contrario

Las startups y las empresas en general pueden estar recibiendo fondos del exterior que luego sean declarados por la AFIP, "incrementos patrimoniales no justificados", o sea una evasión en el Impuesto a las Ganancias, entre otros.

La Ley de Procedimiento Fiscal establece una presunción que considera que los ingresos de fondos provenientes de países de baja o nula tributación constituyen incrementos patrimoniales no justificados para el tomador o receptor local.

A estos incrementos patrimoniales no justificados, la AFIP les suma un 10% que también presume que fue renta dispuesta o consumida en gastos no deducibles, y el total representa ganancias netas del ejercicio en que se produzcan, a los efectos de la determinación del Impuesto a las Ganancias y en su caso, base para estimar las operaciones gravadas omitidas del respectivo ejercicio comercial en IVA e impuestos internos, explicó Sebastián Domínguez, SDC Asesores Tributarios.

Esta presunción admite prueba en contrario por lo cual, se considerarán como justificados si el tomador o receptor de los fondos prueba los siguiente:

- Que los fondos se originaron en actividades efectivamente realizadas por el contribuyente o por terceros en esos países.

- Que provienen de colocaciones de fondos oportunamente declarados.

Con anterioridad a 2013, existía una "lista negra" de los países, dominios, jurisdicciones, territorios, estados asociados o regímenes tributarios especiales, que debían considerarse países de baja o nula tributación. Y si los fondos provenían de los países indicados en la reglamentación, se aplicaba la presunción de incrementos patrimoniales no justificados. En esa lista se encontraban, entre otros, Islas Vírgenes Británicas, Principado de Liechtenstein, Panamá o Islas Seychelles, recordó Domínguez.

El Decreto 589/2013 cambió el criterio. Definió como "países de baja o nula tributación", a los países no considerados "cooperadores a los fines de la transparencia fiscal", y pasó del sistema de lista negra a lista blanca.

De esta forma dejaron de estar dentro de los países considerados de baja o nula tributación, todos los antes nombrados, al pasar a formar parte de la lista blanca de cooperadores a los fines de la transparencia fiscal. Es decir, que se dejó de presumir que los fondos provenientes de los mismos, constituían incrementos patrimoniales no justificados.

La Reforma Tributaria incorporó una nueva definición de qué debe entenderse por país de nula o escasa tributación en la Ley del impuesto a las ganancias. Ahora encuadran en esa definición aquellos países, dominios, jurisdicciones, territorios, estados asociados o regímenes tributarios especiales que establezcan una tributación máxima a la renta empresaria inferior al 60% de la alícuota del 25%; o sea, entendió Domínguez, la tasa de tributación a considerar sería de 15%.

En consecuencia, gran cantidad de países que estaban en la lista blanca como cooperadores y no eran considerados países de baja o nula tributación, pasaron nuevamente a integrar esta última categoría. Así, se aplica nuevamente la presunción que establece que los fondos provenientes de los mismos son considerados incrementos patrimoniales no justificados.

Es muy habitual que las startups reciban rondas de inversión a través de sociedades vehículo constituidas en países que hoy encuadran nuevamente en la definición de nula o escasa tributación, remarcó Domínguez, y añadió que, de provenir los fondos de dichos países, se aplicaría la presunción de incremento patrimonial no justificado y debería ser la empresa la que demuestre en contrario que no lo son.

Tags relacionados

Más de Economía y Política