U$D

VIERNES 26/04/2019

Intendente récord: quién es el Barón del Conurbano que quiere romper una marca de 27 años

Gobierna su municipio desde 1995 y buscará un séptimo mandato en medio de la ola reeleccionista de los intendentes. Un histórico podría competirle en el ranking y otro quiere volver para pisarle los talones a las casi tres décadas que ostenta el líder del listado.  

Intendente récord: quién es el Barón del Conurbano que quiere romper una marca de 27 años

La fiebre reeleccionista en la cabeza de la Casa Rosada y las gobernaciones, al punto de ir al borde de su Constitución como La Rioja, también toma temperatura en los municipios de Buenos Aires. Salvo algún caso aislado, todos los intendentes estarán en las urnas este año. El 2019 será su última oportunidad, al menos mientras no sea derogada la ley provincial 14.836 que los limitó a sólo dos mandatos consecutivos

Si bien en cada elección hay menos, aún quedan los famosos Barones del Conurbano. Y uno de ellos ya anunció que quiere alcanzar el imbatible récord de Manuel "Manolo" Quindimil, que gobernó Lanús por 27 años. Se trata de Alejandro Granados, intendente de Ezeiza desde su creación en 1995, al subdividirse Esteban Echeverría. 

Tiene algo de competencia en la carrera, como se puede ver en este gráfico: 

 

El "Sheriff", como se lo conoce en sus pagos, tanto por su gestión en Seguridad como por alguna vez jactarse de ir armado, le avisó a sus íntimos que en los comicios de este año buscará un séptimo mandato. Relegadas quedarán, al menos hasta 2023, las aspiraciones de su esposa Dulce, presidenta del Concejo, y su hijo Gastón, jefe de gabinete municipal, de heredar su reinado. 

Con un eventual nuevo (y último) mandato, Granados terminaría su función a 28 años de asumir. De no ser por los dos años de licencia que fue ministro de Seguridad naranja de Daniel Scioli, superaría la era Quindimil. En parte lo hará: la dictadura militar interrumpió el primer mandato de "Manolo" (de 1973 a 1976) y el "Sheriff" habría ganado todas al hilo.

Pero Granados se tiene bastante fe de conseguirlo. "Mide 50% puntos según nuestras encuestas. Gana aunque vaya con (Nicolás) del Caño de Presidente en la boleta", se mofan en Ezeiza. Oficialista crónico, el leitmotiv de Granados es "no es mi culpa que los gobiernos cambien". Desde Carlos Menem, agasajó a todo presidente peronista en su restaurant "El Mangrullo". Alejado del cristinismo, incluso recibió en su territorio a María Eugenia Vidal, al punto que Cambiemos no pondrá ninguna ficha importante para competirle, a diferencia de otros distritos peronistas.  

Granados, con Menem y Duhalde, a principios de los '90

Sólo un alcalde puede disputarle el récord: Alberto Descalzo, en Ituzaingó desde 1995, otro que estrenó el sillón de intendente en un municipo separado. "Cree que cumplió un ciclo. Debe darle el lugar a los que vienen detrás", juran desde la municipalidad, al desestimar una nueva reelección. En el sabbatellismo, que en las últimas elecciones quiso destronarlo sin éxito en internas, se permiten dudar: "Cada año electoral dice lo mismo". 

Ahora, si se suman las dinastían familiares, nadie podría con los Posse de San Isidro. Padre (Melchor entre 1958-1962 y 1983-1999) e hijo (Gustavo, desde 1999 en adelante) gobernaron 20 años cada uno, e incluso repiten apellido desde el regreso de la democracia en 1983. De raíces radicales, el dirigente hoy parte de Cambiemos podría formar parte en 2023 del clan de los que llegaron a 24 diciembres. 

Uno que podría empardarlo es alguien con 20 años en Malvinas Argentinas entre 1995 y 2015. Luego de perder con Leonardo Nardini, el histórico Jesús Cariglino está de campaña con los programas de Cambiemos para intentar volver. 

Quindimil fue uno de los Barones que perdió en 2007 a manos de los entonces jóvenes dirigentes del llamado "Grupo de los Ocho", que destronaron a varios caciques, entre ellos Sergio Massa. La segunda oleada de despedida fue en 2015. Allí cayeron, por ejemplo, los supuestamente eternos Hugo Curto (24 años en Tres de Febrero) y Raúl Othacehé (24 años Merlo), en manos de Diego Valenzuela (Cambiemos) y Gustavo Menéndez (PJ), respectivamente.  

Al sobrevivir, y llegar hasta 2017 cuando se mudó a la Legislatura bonaerense como diputado, Julio Pereyra (Florencio Varela) hoy ocupa el segundo puesto del ranking de duración. Pero Granados y Descalzo, si al final se vuelve a presentar, aún pueden superarlo.