Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Inflación de febrero golpea a clase media: suben celulares, cable, naftas y cigarrillos

Los precios de varias marcas de cigarrillos suben desde hoy. Este mes también viene con incrementos en las tarifas de celulares. Son todos consumos típicos de clase media

Los aumentos de precios de este mes apunta a encarecer de manera significativa el costo de vida de la clase media. Son varios los bienes y servicios habitualmente consumidos por este segmento de la población que arrancaron febrero con marcadas subas. Entre ellos, las tarifas de los teléfonos celulares y los abonos de algunos operadores de televisión por cable, como así también el precio de naftas y cigarrillos.
Este “combo” de aumentos, además, impulsa la inflación general que ya arrancó el año en enero con una suba que para las consultoras privadas orilló el 2%. Varios de estos incrementos comenzaron a regir el mes pasado, pero por una cuestión de arrastre estadístico empezarán a impactar plenamente en las mediciones de inflación (y en los bolsillos) desde febrero.
En lo que se refiere a los celulares, la compañía Claro aumentó los precios a fines de enero, mientras que Movistar lo hizo desde la semana pasada. Los incrementos van desde el 10% hasta el 20% sumando los cargos totales.
En tanto, desde hoy los precios de los cigarrillos que fabrica la empresa Massalin aumentan 5%. Se trata de las marcas Marlboro, Phillip Morris, Le Mans Suaves, L&M Box y Chesterfield. Se espera para los próximos días una suba de porcentaje similar por parte del principal competidor, Nobleza Piccardo que comercializa Camel, Parisiennes y Lucky Strike, entre otras.
Por el lado de los operadores de televisión por cable y las petroleras, los aumentos llegaron en los resonados casos de Cablevisión y Shell, dos empresas que la semana pasada fueron objeto de sanciones por parte del Gobierno para forzarlas a bajar los precios. Sin embargo, ambas compañías se negaron a retrotraer las subas e iniciaron acciones en la Justicia. Para los consumidores se abren dos opciones: abonar el aumento (y esperar un crédito a favor si finalmente los precios deben retrotraerse) o no pagar amparándose en las disposiciones oficiales que están ahora en la Justicia. Pero de una u otra forma, mientras los precios al consumidor no se retrotraigan, ambos incrementos deben ser computados para el cálculo de la inflación del mes.
A todo esto, el Gobierno dará a conocer el viernes la inflación de enero. Se espera que el Indec divulgue un alza de precios en torno al 0,9%; distante del aumento de entre 1,8% y 2% que estimaron las consultoras privadas, varias de las cuales la semana pasada recibieron una carta de la secretaría de Comercio Interior, a cargo de Guillermo Moreno, para que informen cómo y bajo qué métodos calculan sus respectivos índices de precios.
En enero los aumentos estuvieron impulsados por las alzas en los precios de los alimentos, en particular la carne, que recuperó cerca de la mitad de lo que había bajado en el último bimestre del año pasado. También subieron frutas y verduras.
Para el Estudio Bein la inflación de enero fue de 1,8%; Finsoport la estimó en 1,7%, mientras que la consultora Orlando Ferreres & Asociados marcó una suba del 1,9% y Economía & Regiones 2%.