Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Industriales pidieron al Gobierno resolver la macro antes de abrirse al mundo

El secretario de Comercio expuso los planes oficiales para abrir nuevos mercados. Desde la UIA le retrucaron con los problemas que eso acarrea para el sector

Industriales pidieron al Gobierno resolver la macro antes de abrirse al mundo

"No es la inserción inteligente lo que potencia el empleo y la inversión. Primero debe haber competitividad sistémica para impulsar la industria y el trabajo, y que luego eso de lugar a la inserción inteligente", enfatizó de manera contundente el presidente del Departamento de Comercio y Negociaciones Internacionales de la UIA, Alfredo Chiaradía, minutos después de escuchar al secretario de Comercio, Miguel Braun, hablar sobre los planes del Gobierno para negociar acuerdos comerciales y acceso a nuevos mercados.

Este fue el primer debate generado en la 22º Conferencia Industrial, que hasta hoy se desarrollará en el predio de Parque Norte, con la presencia de gran parte del gabinete nacional, gobernadores y cientos de industriales de todo el país. El cierre esta tarde estará a cargo del presidente Mauricio Macri.

La tensión se percibía en el ambiente. Muchos industriales están molestos con la gestión de Braun porque consideran que las negociaciones para abrir mercados no tiene en cuenta las consecuencias que eso provocaría en la industria nacional. En Comercio, en tanto, aseguran que las desgravaciones arancelarias contempladas en los acuerdos comerciales son graduales y que les da tiempo a los sectores industriales a volverse más competitivos en ese plazo.

Tras realizar una pequeña introducción sobre el difícil contexto mundial, la "clara tendencia china a primarizar" a la Argentina y las consecuencias de los posibles acuerdos comerciales, el moderador y vicepresidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, le dio la palabra a Braun. "Una empresa va a decidir invertir en el país si ve que puede ganar plata y acceder a mercados", dijo el funcionario, quien volvió a poner el ejemplo de Chile, donde las compañías pueden exportar a distintos países con arancel cero.

Según remarcó, es cada vez más importante acceder a mercados y avanzar hacia una mayor integración. "Si queremos una industria fuerte, necesitamos ver en qué nichos podemos estar integrados en las cadenas de valor en un mundo que tiene la producción globalizada", remarcó Braun. El funcionario agregó que "en un mundo que se cierra –en referencia al Brexit y al triunfo de Donald Trump como presidente de EE.UU.–, los acuerdos comerciales son la manera de entrar a esos mercados‘. De todos modos, se cuidó de enfatizar que la estrategia cuidará el empleo argentino.

Salvo contadas excepciones, que tienen una visión más aperturista de la economía, los industriales esperaban el contraataque de Chiaradía, quien tenía preparado un contundente discurso sobre lo que la UIA considera una inserción inteligente al mundo. Y ante las palabras del ex secretario de Relaciones Económicas Internacionales y ex embajador en Estados Unidos, los aplausos no se hicieron esperar. En tres oportunidades, los industriales festejaron las declaraciones del directivo.

"Una inserción inteligente es exportar valor agregado y procurar que las importaciones sean cada vez más materias primas", dijo, tras dar cifras que muestran que la tendencia hoy es la contraria. Según manifestó, en 2015 el precio promedio de la tonelada exportada fue de u$s 620, mientras el de la tonelada importada ascendió a u$s 1800. "Eso revela que todavía tenemos mucho camino por recorrer", enfatizó.

Chiaradía remarcó que "la competitividad está dada por las políticas macroeconómicas" y que "la tarea de negociar el comercio viene después de que el país tenga una cierta capacidad de fuerza". Y alertó: "No hay negociador poderoso en una economía débil". Sobre el rol del empresariado en este contexto, sostuvo que "son tomadores de condiciones" y que "es muy difícil que los productos argentinos puedan ser competitivos cuando el país tiene la competitividad sistémica que tiene".

Según su visión, el mundo que viene es de "combate de los puestos de trabajo y puesto de trabajo que se pierde, es difícil de recuperar". Los industriales volvieron a aplaudir, en un contexto difícil para muchos sectores industriales en el que hubo importantes despidos. De hecho, la industria cerrará 2016 con una caída de 4,5% de la actividad y con 50.000 empleos menos.