Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Industriales advirtieron al Gobierno por suba de costos y caída de la actividad

Preocupa el alza de la energía, así como también las paritarias, en un contexto de merma en los mercados externo e interno. Fuerte impacto de la crisis brasileña

Adrián Kaufmann, titular de la UIA, junto al ministro Francisco Cabrera

Adrián Kaufmann, titular de la UIA, junto al ministro Francisco Cabrera

Preocupados por el fuerte incremento de los costos, entre ellos el energético, y con una incesante caída de la actividad, motorizada en gran medida por la crisis brasileña, los industriales nucleados en la UIA almorzaron ayer con el ministro de Producción, Francisco Cabrera, a quien le graficaron la situación de la industria y le advirtieron que están en riesgo 39.000 empleos directos y 95.000 indirectos por el impacto tarifario en unas 7.000 empresas.

El ministro escuchó, tomó nota y, salvo algunas preguntas puntuales, apenas habló diez minutos al término de la reunión para agradecer el diálogo y garantizar nuevos encuentros con su equipo.
Mientras los empresarios y funcionarios degustaban tarta de verduras de entrada y arroz con pollo como plato principal, el director ejecutivo de la entidad, Diego Coatz, comenzó el encuentro mostrando una presentación que refleja el estancamiento de la industria desde hace cuatro años, con una caída de 0,8% en 2015 y una proyección de baja de entre 1 y 2% en 2016 –en el escenario más optimista–, amesetamiento del empleo industrial desde 2012, exportaciones en niveles aún por debajo de las registradas en 2009 –año de la crisis internacional– y freno en la importación de bienes de capital que refleja la merma de la inversión, en un contexto crítico de Brasil, el principal socio comercial de la Argentina.

Coatz se refirió también al 2016, que también comenzó con problemas. Los datos de enero muestran que la actividad creció 0,7% interanual pero a raíz de que el sector de molienda de oleaginosas trepó un 102,7%, traccionada por una mayor liquidación de stocks y de molienda para exportación. Sin contabilizar este rubro, la industria cayó 4,9% respecto de enero del año pasado.

El informe de la central que dirige Adrián Kaufmann destaca las medidas adoptadas por el gobierno de Mauricio Macri, como la salida del cepo cambiario, la mejora del tipo de cambio y la resolución del tema deuda con los holdouts, así como también políticas puntuales para la actividad como la eliminación de los derechos de exportación, la extensión de la Línea Productiva, la mejora en los plazos de liquidación de las divisas de exportación, entre otras. Sin embargo, el documento también hace fuerte hincapié en las preocupaciones de los industriales como la "reducción de los mercados externo e interno, el aumento en los costos de la energía y laborales, suba en el costo de los créditos, y presión tributaria en niveles récord por el no ajuste por inflación".

Con respecto al fuerte impacto del aumento tarifario, la UIA le llevó al ministro de Energía, Juan José Aranguren, una propuesta para que las empresas más afectadas puedan pagar el aumento gradualmente. Pero el funcionario no les prometió nada. Lo mismo hizo con el gobierno de Santa Fe, que presentó días atrás una oferta similar para defender a sus industriales. "Las empresas están siendo apretadas por un pinza, ya que por un lado tienen aumento de tarifas que les impacta en el costo y por otro no tienen escala de producción para absorber ese aumento porque se les cayó el nivel de actividad", aseguró el presidente de Protejer, Jorge Sorabilla.

Frente a la lógica que busca imponer el Gobierno de querer "abrirse al mundo" –y se percibió con las visitas de los presidentes de países europeos y de los Estados Unidos–, los empresarios también plantearon que los países desarrollados son justamente los que más protegen a sus mercados. "Tienen que entender que tener libertades económicas no significa relacionarse de manera ingenua con el mundo. La Argentina tiene 600 licencias no automáticas, contra 5000 medidas no arancelarias de EE.UU.", agregóel empresario textil.