Industria automotriz: prevén otro año de recesión por baja del mercado interno y retenciones

Se estima una caída cercana al 10% en la producción de vehículosl. Si bien mejoraron las exportaciones a Brasil, las terminales piden la apertura de nuevos mercados y se quejan por las retenciones y la baja de reintegros

La industria automotriz, que hace hace algunos meses era presentada como el sector manufacturero más dinámico y competitivo a nivel regional atraviesa una difícil situación desde mediados de 2018. Está afectada por un combo letal resultante de la fuerte devaluación del peso, la disparada de las tasas de interés, la consecuente caída del mercado interno y una demanda brasileña, que mejoró pero en menor medida a lo que se esperaba.

A eso se sumó la baja de los reintegros a las exportaciones (6,5% a 2%), por impuestos pagados durante el proceso productivo, y la aplicación de retenciones a vehículos y autopartes ($3 por dólar), que a valores de hoy rondan el 6,6%. Más allá de la pérdida de competitividad que entrañan estas medidas, hoy las casas matrices de las terminales evalúan con cuidado dónde radican la producción de sus nuevos modelos. Y allí Argentina pierde terreno frente a Brasil y México.

"Por las retenciones no sería descabellado que en poco tiempo más tengamos malas noticias en cuanto a radicación de modelos", indicaron fuentes del autopartismo y aclararon que "las decisiones se manejan por incentivos". Así, reciente acuerdo con México es una señal para el libre comercio en tres años, dicen.

Un informe de Radar Consultora destaca que frente a un panorama complejo para 2019, "el balance del sector durante la actual gestión cerrará en rojo, consolidando así cuatro años negativos y poniendo en crisis la continuidad de gran parte del sector".

Además, cuestiona que el Plan Un Millón, que tenía una meta de fabricación de ese volumen para 2023, tendrá una dilación. "Había una meta intermedia de 750.000 unidades en 2019, que en el mejor de los casos –que se mantenga el nivel del año pasado-, la producción será este año apenas el 62% de la meta oficial original", indicó Radar.

En la Secretaría de Industria destacan que buena parte de la agenda del Plan Un Millón fue cumplida. "La coyuntura puede alterar algunas proyecciones del mercado, que desde un principio fueron planteadas como aspiracionales", señalaron. Y agregaron que hay que "profundizar la agenda de competitividad", con un desarrollo integral de la productividad en toda la cadena.

Frente a las 466.649 unidades fabricadas en 2018, según datos de la Asociación de Fábricas de Automotores, para este año fuentes del sector estiman que en un escenario optimista la producción podría ser similar a la de 2018, pero en un escenario más realista "sería muy inferior". Algunos arriesgan que rondará los 420.000 vehículos, un 10% menos que el año anterior.

En Radar son algo más pesimistas, en un contexto de recorte de proyecciones mes a mes. "Estimamos que el número cerrará con una caída alrededor de 15%, debido a la continuidad de la caída de la demanda interna, que no podrá ser compensada por un aumento de las exportaciones, dada la debilidad de la economía brasileña".

Fuentes de la industria automotriz aseguran que "hoy el flex (con Brasil) está por debajo del 1,5 y no es un problema". Tras la devaluación y el desplome de ventas en el mercado interno, se recuperaron las exportaciones a Brasil y también cayeron las importaciones.

Tags relacionados

Más de Economía y Política