U$D

DOMINGO 21/04/2019

Incentivos para alentar inversiones

La medida busca promover la competitividad a través de la incorporación de tecnología de avanzada. Ahora el régimen estará bajo la órbita de las secretarías de Comercio Exterior y de Industria 

Incentivos para alentar inversiones

A partir de ahora las secretarías de Comercio Exterior y de Industria, ambas en el organigrama del Ministerio de Producción y Trabajo, tendrán a su cargo el manejo del Régimen de Importación de Bienes Integrantes de Grandes Proyectos de Inversión, según la resolución 68/2019, publicada ayer en el Boletín Oficial, hasta ahora bajo la órbita del Ministerio de Hacienda.

Con el cambio de cartera, los secretarios Marisa Bircher y Fernando Grasso, a cargo de Comercio Exterior e Industria respectivamente, suman más poder de decisión en este terreno. Según la resolución de la cartera que conduce Dante Sica, ambas secretarías fueron designadas como Autoridad de Aplicación de este Régimen, "con facultades para dictar las normas aclaratorias y complementarias que resulten necesarias para la implementación de esa herramienta de política productiva".

Además, de acuerdo a la resolución la actuación de las secretarías requerirá previamente un informe de la Subsecretaría de Facilitación del Comercio de la Secretaría de Comercio Exterior, y de la Dirección Nacional de Industria dependiente de la Secretaría de Industria de la Nación, que "resolverán en cada caso particular si el respectivo proyecto es objeto de ser alcanzado por los beneficios que se disponen por la presente Resolución."

El régimen especial de Importación de Bienes para Grandes Proyectos está orientado a empresas industriales que estén desarrollando un proyecto de mejoramiento de su competitividad y requieren la incorporación de tecnología de última generación, fabricada en el exterior. Bajo esta premisa, el régimen actúa como incentivo para promover inversiones, con el fin de incrementar la competitividad de los productos industrializados en el país.

En este sentido, se determina la exención del pago de derechos de importación para todos los bienes nuevos que formen parte de nuevas líneas de producción completas y autónomas, además del pago de tasa de comprobación de destino. Por otra parte, se puede importar en concepto de repuestos hasta un valor no superior al 5% del total de los bienes a importar.

Para el Gobierno la incorporación de tecnología al proceso productivo es un factor clave de la competitividad. Mucho más en momentos en que la inversión viene golpeada por la caída de la producción en casi todos los sectores industriales y un nivel de capacidad ociosa que ronda el 40% tomando el conjunto de la industria.

Según datos oficiales, la importación de bienes de capital cayó 17,9% en 2018, mientras que piezas y partes para bienes de capital, retrocedió 5,2%.