Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Impulsan ley de beneficios fiscales para terminales que compren partes locales

El gobierno nacional busca darle impulso a una alicaída industria automotriz y mandará en los próximos días un proyecto de ley que intenta, por un lado, reactivar al sector autopartista y, por el otro, tornar a las fábricas de autos más atractivas para recibir nuevos proyectos.
El ministro de Producción, Francisco Cabrera, y el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, se reunieron ayer con al jefe del Bloque Justicialista de Diputados, Oscar Romero, y el secretario General del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), Ricardo Pignanelli, y definieron los trazos de lo que pretenden será la nueva ley autopartista.
Cabrera y Etchegoyen retomaron el proyecto de ley presentado por el diputado Romero que, básicamente, plantea un crédito fiscal proporcional al valor de compra de autopartes locales.
"Es un bono electrónico que van a poder aplicar al pago de impuestos nacionales, como IVA o Ganacias", explicó Etchegoyen a El Cronista. "Van a poder acceder al beneficio aquellos proyectos nuevos que arranquen al menos con un 30% de autopartes locales, que en ese piso tendrán un beneficio inicial de 0,6% y por cada punto de integración que sumen subirá el beneficio hasta alcanzar un tope de 15%, que sería aquellos casos que lleguen al 48% de partes locales", agregó el funcionario. "No obstante, está contemplado reducir temporalmente este requisito en función del impacto económico, productivo y tecnológico de los proyectos, por ejemplo, en el caso de sistemas de autopartes de alta tecnología, que actualmente no se producen en el país", agregaron.
Etchegoyen aclaró que "sólo es aplicable" para proyectos nuevos o para "modificaciones importantes" de las unidades que ya se están fabricando.
Desde la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) reconocieron que se estaba trabajando "muy bien" en el tema y que ven con muy buenos ojos el proyecto. De todas formas, explicaron que esperan conocer los detalles de lo que sería la futura ley para el sector.
Por el lado de la Asociación de Fábricas opinaron en la misma línea: "conceptualmente estamos de acuerdo, pero tenemos que ver los detalles".
La duda en el sector privado, y por el que esperan ver el detalle del proyecto, es que en el original que había presentado Romero figuraba en los requisitos para acceder al beneficio "mantener los trabajadores de diciembre de 2013", algo que, entienden, hoy sería "imposible".
Consultados sobre por qué sólo abarca a nuevos proyectos, el Secretario de Industria dijo que se buscaba "atraer nuevos inversiones y entendemos que esto puede ayudar a las marcas a la hora de tomar una decisión".
La industria que supo ser pilar del modelo kirchnerista hoy se encuentra reduciendo turnos de producción y realizando paros rotativos en la gran parte de las fábricas. Según el último informe de Adefa, en febrero se produjo 25,1% menos que lo registrado en igual mes de 2015 y las exportaciones cayeron un 41,5%. En el acumulado del primer bimestre, el sector produjo 51.959 vehículos, un 27,1% menos que enero y febrero de 2015.