Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Importaciones crecieron en volumen 4%, con mayor impacto en sectores sensibles

No se trata de una "avalancha importadora". Sin embargo, bienes de consumo creció 17% y autos, 39%. Algunos rubros advierten suba de compras al exterior del 70%

Importaciones crecieron en volumen 4%, con mayor impacto en sectores sensibles

La marcha convocada por la CGT y apoyada por las dos CTA y algunas cámaras empresarias, como la Confederación de la Mediana Empresa (CAME) y la Confederación Empresaria de la Argentina (Cgera), reabrió el debate sobre las importaciones, uno de los principales motivos de la protesta. ¿Hay o no avalancha importadora? Los sectores productivos sensibles aseguran que crecieron fuerte las compras al exterior, principalmente de bienes terminados; los importadores se quejan de que el Gobierno no les aprueba las Licencias No Automáticas (LNA) en tiempo y forma y el Gobierno asegura que las importaciones cayeron 7% en 2016 y que está cuidando el empleo. Todos tienen un poco de razón.

Desde los ministerios de Producción –blanco de los reclamos–, de Trabajo y de Hacienda, sus funcionarios se preocuparon por hacer trascender cifras que no sólo muestran una caída de las importaciones de 7% respecto de 2015, sino también una preponderancia de los bienes de capital entre los rubros que ingresan del exterior. "El 87% de las importaciones son bienes de capital y eso fomenta la producción y el empleo nacional. Sólo el 13% son bienes de consumo", precisó Producción en un informe entregado a la prensa. Además, el documento recuerda que el año pasado subieron de 618 a 1628 las posiciones arancelarias alcanzadas con LNA.

Si bien es cierto que gran parte de las importaciones son bienes de capital, intermedios, combustibles y lubricantes y piezas y accesorios para bienes de capital, el dato que el Gobierno no dice es que si bien en valor las compras al exterior cayeron 6,9%, se debió básicamente a caídas en los precios, ya que en cantidades subieron 4%. Y es justamente este incremento de los volúmenes el que afecta a los sectores productivos sensibles, que acusan un crecimiento de las importaciones del 70% interanual.

Si se desagrega ese 4% de aumento durante 2016, se puede ver que lo que más creció fue el ingreso de autos (39%), principalmente de Brasil; y los bienes de consumo (17%). Los bienes de capital sólo crecieron 7% y el resto, excepto combustibles, registró caídas en términos de volúmenes. Lo mismo ocurrió en enero, con la diferencia de que, ese mes, los precios casi no se movieron, por lo que las importaciones crecieron 7% en valor, explicado exclusivamente por las cantidades, según los datos del propio Indec.

El crecimiento de 17% en bienes de consumo durante 2016, que en enero ascendió a 22,5%, es lo que inquieta a los sectores productivos que ayer marcharon hacia la cartera productiva en pos de ser escuchados. El dólar planchado y la suba de costos internos hace cada vez más negocio importar y menos competitivo producir, lo que sumado a la caída del mercado interno, generan un combo explosivo para ciertos sectores, como el textil, calzado, marroquinero, ópticas, entre otros.

Desde la Fundación ProTejer informaron que en enero las importaciones textiles crecieron 6% en kilos (pasaron de 20,4 millones a 21,5 millones), pero si se desagrega, lo que más aumentó en términos interanuales fueron "prendas de vestir" (79%), confecciones para el hogar y tejidos planos (40%). También advirtieron por el aumento de las compras al exterior los empresarios de calzado, quienes afirmaron que en 2016 se fabricaron 111 millones de pares, que representa una caída del 11,2% respecto del 2015, y que al mismo tiempo, el año pasado se importaron 27,3 millones de pares, un 22% más que el ejercicio previo.

Desde la Cámara de Opticas, su presidente, Norberto Fermani, aseguró que las importaciones de anteojos crecieron 70% en el bimestre y que si no se toma ninguna medida, muchos empresarios del sector replantearán su negocio. También los marroquineros alertaron por los productos importados. "Crecieron 71,3% en los primeros dos meses del 2017. Por eso, cerraron 39 empresas del rubro y se produjeron más de 1000 despidos en el sector", consignó la cámara que los nuclea.

Al respecto, la directora de la consultora Radar, Paula Español, afirmó que "no sólo se observa una suba de las importaciones en sectores de mano de obra intensivos, sino también en electrodomésticos (heladeras, 200%; y lavarropas, 110%); automóviles (donde los importados ganaron casi 10 puntos porcentuales de participación en el mercado doméstico); maquinaria agrícola (tractores, 226% y agroquímicos, 40%) y una gran variedad de alimentos (tanto frutihortícolas como carne aviar y porcina, y productos elaborados). "Todo esto se dio en el marco de una profunda contracción del consumo inter no, entre 15 y 25% según el sector", sintetizó Español.

Más notas de tu interés