Iguacel, el especialista en energía que denunció a Báez y reemplaza a Aranguren

El hasta hoy titular de Vialidad Nacional es ingeniero en petróleo y trabajó en varias de las empresas más importantes del sector. Denunció al empresario ligado a Néstor Kirchner por sobreprecios en la obra pública.

Hace dos años y medio, cuando Javier Iguacel aceptó el ofrecimiento de Mauricio Macri para ser titular de la Dirección Nacional de Vialidad, ya se presumía que su futuro iba a estar bien cerca del Ministerio de Energía.

Su currículum, entero, lo mostraba como un hombre con aptitudes para cubrir puestos en ese sector, más allá de que su paso por la política fuera incipiente y apenas contara con un intento fallido, en esa elección, para ser intendente en la bonaerense de Capitán Sarmiento.

Iguacel tiene 43 años y se recibió de ingeniero en petróleo en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA). En 1997 comenzó a trabajar en la empresa YPF, que entonces lideraba Roberto Monti, pero renunció dos años después, cuando la petrolera anunció que iba a ser vendida a la española Repsol.

Desde principios de siglo, y hasta su paso a la política, trabajó en empresas del sector petrolero, como Pecom Energía y Pluspetrol,  y vivió en provincias como Mendoza y Neuquén, aunque también en el exterior, como Inglaterra o Angola, su destino más exótico.   

En 2015 se lanzó a la aventura política y perdió en la localidad donde reside, Capitán Sarmiento, por apenas 200 votos, contra el histórico jefe distrital, el peronista Oscar Ostoich. Luego fue convocado por Guillermo Dietrich para encabezar Vialidad Nacional, dependiente del Ministerio de Transporte.

Ahora, en su regreso a la actividad energética, aunque en rol de ministro, reemplazará a Aranguren, el funcionario que, por pedido de Macri, decidió iniciar el recorte de subsidios al sector, lo que derivó en fuertes aumentos de las tarifas de gas y luz desde diciembre de 2015.

Las denuncias a Báez

Como administrador general de la Vialidad Nacional, Iguacel denunció al Grupo Austral Construcciones, propiedad del empresario Lázaro Báez, por la adjudicación de obras con “un enorme sobreprecio", digitadas desde el Ministerio de Planificación, que dirigía el hoy preso Julio De Vido.

De acuerdo a la presentación de Iguacel, Santa Cruz fue la provincia que más obras viales tuvo durante la gestión kirchnerista y el grupo de Báez concentró el 80% de las adjudicaciones pero sólo concluyó el 40% de las obras.

“Se iniciaba una obra por un monto de $ 150.000.000 y, después, se iban agregando cosas y se hacían a un sobreprecio enorme: obras que empezaban con $ 150 o $ 200 millones terminaban costando $ 3000 millones , explicó al presentar las denuncias que terminaron con la detención del empresario patagónico y el exministro.

Tags relacionados