U$D

LUNES 27/05/2019

Iguacel tendrá que desactivar bomba de tiempo de los precios de combustibles

Javier Iguacel, ingeniero que trabajó en tres petroleras, también debería lidiar con nuevas condiciones de mercado que llevarían a prohibir la exportación de crudo

Iguacel tendrá que desactivar bomba de tiempo de los precios de combustibles

El nuevo ministro de Energía, Javier Iguacel, asumirá esta semana con una agenda cargada de encuentros y negociaciones que debe encarar con los actores del sector, y que al saliente Juan José Aranguren le hubiera gustado resolver con más celeridad.

En principio, estaba pautada una reunión entre directivos de petroleras para darle un nuevo ajuste a la supervisión de precios de naftas y gasoil. Las compañías consultadas por El Cronista dijeron que tendrán que esperar a ver la impronta que quiere imprimir Iguacel a su gestión, ya sea si va a expresar las voces del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del ministro de Hacienda y coordinador económico, Nicolás Dujovne, o si desarrollará un perfil propio.

-La situación hasta el viernes se encaminaba a ser crítica: el retraso acumulado en los valores en surtidores rondaba el 45% si el mercado hubiera seguido sin intervención, como dispuso Aranguren a fines de septiembre, teniendo en cuenta los valores del petróleo a nivel global y el tipo de cambio local. La buena nueva que entregó el mundo es que el crudo Brent bajó el viernes hasta los u$s 73 por barril, después de superar a mediados de mayo los u$s 80. Sin embargo, lo que complica la situación es que en abril se ajustaron entre 3,5 % y 5 % los combustibles con un dólar a $ 20,50, en mayo se pactó un congelamiento con la divisa a $ 22 y para junio se acordó un aumento de 5% este mes y otro de 3% en julio con la moneda norteamericana cotizando $ 25.

-En Bariloche por la cumbre del G20 y en su última intervención oficial, Aranguren determinó que no se autorizarían los pedidos de exportación de crudo que iniciaron algunas petroleras ante el mejor precio que estas recibirían en el mundo, en detrimento del mercado local, según publicó EconoJournal. Por el último acuerdo entre Gobierno y directivos petroleros, para el abastecimiento local se pactó un barril a u$s 67 para este mes, por lo que para los productores no integrados les conviene vender en el mundo. Este escenario ya complica el abastecimiento en los canales mayoristas y llevó a Trafigura a detener sus operaciones en la Argentina, dado que no le cierra vender a través de su marca Puma a valores más bajos de lo que correspondería en un mercado competitivo.

-En el horizonte cercano para Iguacel, que trabajó en el negocio del upstream (exploración y producción), durante varios años (a diferencia de Aranguren, que venía del downstream, refinación y comercialización) también aparece el conflicto entre productores de gas y distribuidoras, que firmaron contratos a fines del año pasado. Las distribuidoras, que finalmente imprimen las facturas que llegan a los hogares y comercios, alegan que no pueden sostener los pagos a las petroleras por la devaluación y piden renegociar. Hipotéticamente, el nuevo ministro tendrá que decidir si habilita para octubre un aumento superior al 70 % en pesos para el segmento mayorista de la boleta de gas (un 60 % en la factura sin impuestos) o subsidiar más de lo previsto, lo que sería contradictorio en un contexto de mayor ajuste.

Destino incierto

El ministro saliente quedó ahora con destino incierto. Fuentes del sector no descartan que, al igual que al ex ministro de Producción, Francisco Cabrera, le encuentren otro cargo para seguir aportando sus conocimientos al Estado. Fuentes del sector citadas por la publicación Energía & Negocios especularon con un futuro en YPF, aunque en su entorno lo negaron rotundamente. Lo cierto es que Aranguren, antes de ser ministro, visitó varias veces las torres de YPF y fue uno de los candidatos a reemplazar a Miguel Galuccio en el sillón que hoy ocupa Miguel Gutiérrez. La empresa estatal vale cerca de u$s 10.000 millones, un quinto del total de lo que podría prestar el FMI en los próximos tres años.

Un importante accionista de una empresa que compite con YPF comentó días atrás que la venta de activos estatales, como el proceso ya iniciado con Transener, podría achicar el recorte fiscal.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping