Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"Hoy tenemos muy baja calidad en estadística criminal"

La Policía de la Ciudad será fuerza de cercanía, que "volverá a custodiar la calle, a integrarse a los barrios y sus realidades". Así lo definió el ministro de Seguridad y Justicia de la Ciudad, Martín Ocampo, en una charla con El Cronista en la que también adelantó cómo será la cooperación con otros actores del sistema integral de seguridad pública.
–¿Qué cambiará en el día a día de las comisarías?
–Estamos trabajando en un sistema de gestión territorial, con una planificación de mediano plazo para lograr mayor eficiencia de prevención, con sistemas flexibles, que se adapten a la dinámica de la información criminal. Para eso, necesitamos hacer el Mapa del Delito y modificar el sistema de denuncias, ya que hoy tenemos muy baja calidad en estadística criminal.
–¿Cómo se utilizará el Mapa del Delito?
–Un caso suele resolverse por la suma de hechos que se repiten en factores comunes, lugares o circunstancias. La suma de esa información, proveniente de las denuncias, permite desbaratar a las bandas. Sin denuncias, no se puede construir. Por eso hay que facilitar la denuncia en sede judicial, haciéndola más fácil para el vecino.
–¿Cómo deberá actuar un efectivo ante un caso de corrupción?
–En la ley establecimos un sistema para potenciar la denuncia institucional y que el agente no quede preso del castigo de un jefe. Se le guarda la identidad y se da curso a la denuncia a través de una Oficina de Transparencia formada por gente civil, idónea, que llevará a cabo las investigaciones.
–La ley prevé una articulación con otros agentes y privados...
–Los agentes tendrán que colaborar con la Justicia y tener una articulación coordenada con otras fuerzas federales. A su vez, los agentes de control de tránsito y transporte quedan integrados al sistema de seguridad pública y también se detallan disposiciones sobre ellos. En lo que respecta a las cámaras de seguridad privada que apuntan a un espacio público, la Ciudad va a pedir que tengan ciertas normas técnicas para que, ante una investigación, ese material se pueda requerir. Y la capacitación de la seguridad privada va a ser monitoreada por el instituto de seguridad policial.
–¿Cómo se manejarán los adicionales de la fuerza?
–Los adicionales siguen, y se van a decidir en relación con criterios de seguridad pública y no de privados. Tendrán prioridad el fútbol y los eventos masivos, por ejemplo.