Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Hebe no se presentó a declarar y hubo tensión en Plaza de Mayo porque el juez ordenó su detención

Simpatizantes de la dirigente llegaron al lugar, donde Bonafini, en un discurso, atribuyó la orden de captura librada por el magistrado Marcelo Martínez de Giorgi al accionar de una “Justicia corrupta que también quiere meter presa a Cristina”. Ahora la referente de derechos humanos se dirige a la sede de la Asociación, en Congreso, en medio de una caravana.  

Hebe no se presentó a declarar y hubo tensión en Plaza de Mayo porque el juez ordenó su detención

La titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, dijo hoy en Plaza de Mayo que la orden de captura librada contra ella por el juez Marcelo Martínez de Giorgi es la consecuencia de una “justicia corrupta, que también quiere meter presa a Cristina”.

Bonafini habló tras participar de la tradicional ronda de los jueves y luego de que, otra vez, no se presentara a declarar en la causa en la que se investiga el desvío de fondos para obras en la Fundación Sueños Compartidos.

En ese marco, centenares de manifestantes se dirigieron a la Plaza para apoyar a la dirigente, que llegó en una camioneta trafficc, que fue inmediatamente rodeada por los manifestantes, en un cerco organizado en forma caótica, que creó más tensión entre los periodistas y manifestantes presentes. La Plaza se encontraba vallada, en el marco de un operativo de seguridad no habitual, que fue criticado por Hebe en su discurso, donde cargó contra la ministra Patricia Bullrich.

A solidarizarse con Hebe en la Plaza se dirigieron varios de los principales referentes del kirchnerismo, entre ellos el exministro de Economía, Axel Kicilloff; el extitular de la AFI, Oscar Parrilli; el “Cuervo” Larroque, Teresa Parodi; el secretario de Legal y Técnica, Carlos “Chino” Zanini; delegados del subte, dirigentes sindicales como Hugo Yasky y Roberto Baradel, el extitular de la Afsca, Martín Sabbattella.

Luego de su discurso, volvió a subir al vehículo que la transportó a la Plaza y encabezó una suerte de caravana hacia la sede de la Asociación.


Bonafini también leyó en público la carta que le envió al magistrado al faltar nuevamente hoy a la citación a indagatoria.

En la carta, presentada por el abogado platense Juan Manuel Morente, Bonafini se manifestó víctima de ‘la mal llamada Justicia‘ desde 1977, cuando fueron secuestrados y desaparecidos dos de sus hijos.

“Otra vez sufrimos en carne propia la burla, que nos castiga a todas, ancianas de 85 a 90 años, y nos condena a pagar las deudas, injustas y ajenas‘, enfatizó.

Tras repasar una larga lista de desencuentros judiciales, Bonafini escribió: “Llegó el caso Schoklender, allí las madres con gran esfuerzo aportamos voluntariamente 60 cajas con pruebas, junto con 40 backup, y otros elementos más”.

“Primero a (el ex juez federal Norberto) Oyarbide y después a usted‘ (Martínez de Giorgi), que ni siquiera leyeron algo de lo aportado. Asistimos cuantas veces nos llamaron a declarar, hicimos pericias de las firmas que constataron que no eran mías, siempre a disposición por la verdad‘, subrayó.

“Incluso hace unos meses asistí voluntariamente a su despacho para informarme ante la indigna marcha de la causa”, le recordó Bonafini al juez, en una suerte de informal explicación de su ausencia.

El abogado Eduardo Barcesat, quien más temprano había adelantado que Bonafini no se presentaría a la citación, reconoció que la carta no es un ‘escrito de descargo‘.

Así, admitió que no cumple con las formalidades de una indagatoria y, en consecuencia, la líder de las Madres quedó desguarnecida ante una eventual decisión del juez de ordenar su detención.

Barcesat indicó que tanto él cuando el abogado Antonio Rojas Salinas le aconsejaron que presentara un escrito a modo de declaración espontánea para quedar ‘a derecho‘.

Pero Bonafini consideró que no tiene de qué defenderse, rehusó presentarse ante el juzgado y ni siquiera los designó a ellos como abogados defensores particulares, por lo que técnicamente hoy está asistida por un defensor oficial.

El artículo 282 del Código Procesal Penal prevé que ‘si el citado no se presentare en el término que se le fije ni justificare un impedimento legítimo, se ordenará su detención”.

En tanto, el 283 abunda: ‘el juez librará orden de detención para que el imputado sea llevado a su presencia, siempre que haya motivo para recibirle indagatoria‘.

El artículo 288 establece que ‘será declarado rebelde el imputado que sin grave y legítimo impedimento no compareciere a la citación judicial‘.

‘Siempre la misma ignominia, la misma indiferencia, yo sentía como la denominada Justicia era cómplice de los asesinos militares y marinos. Una Justicia sin solidaridad, sin sentir por los otros, sin sufrir por ellos‘, replicó Bonafini en su carta, recordando las desapariciones de sus hijos y una nuera entre 1977 y 1978.

“Las madres siempre vamos a defender los valores de solidaridad social, extender las manos a los vulnerados, por sus sueños, en este tiempo y en los que vendrán. Y vamos a luchar para que alguna vez nos enfrentemos con jueces probos que nos ayuden a sentir en nuestros cuerpos el valor de la Justicia‘, remató la misiva.