U$D

VIERNES 24/05/2019

Hausmann: "El peronismo fue gobierno muchas veces y debe aprender sus lecciones"

El economista de Harvard apuntó al entorno de negocios de Argentina, no sólo por la macroeconomía, sino también por las leyes laborales y los impuestos. Dijo que el peronismo hizo gobiernos sensatos y otros que provocaron distorsiones y debe aprender, al igual que la sociedad

Hausmann:

Ricardo Hausmann, director del Centro de Desarrollo Internacional de Harvard y coordinador del equipo económico del presidente interino de Venezuela, Juan Gaudió, dijo que hay lecciones que el peronismo tiene que aprender sobre lo que es sensato en materia económica, porque fue gobierno muchas veces.

Hausmann estuvo en Buenos Aires en el marco de una misión del Proyecto que el Centro de Internacional para el Desarrollo de Harvard y el Centro de Evaluación de Políticas basadas en la Evidencia de Di Tella están realizando para acompañar a la ciudad de Buenos Aires en la elaboración de su plan de desarrollo económico al 2035.

-Usted dijo que hay políticas que pueden ayudar a la igualdad interna pero que no ayudan a que "gane la Selección", a la performance externa de la economía. ¿A qué se refería?

-Hay políticas distorsivas en la economía argentina. Ustedes tienen un Impuesto a los Ingresos Brutos que es en cascada a 3% o más. Es distinto del IVA en que cuanto más larga sea la cadena, más grande es la acumulación de ese porcentaje. La forma en que lo han resuelto es eximir a las exportaciones de ese impuesto. También tienen, por ejemplo, extensión del Convenio Colectivo de Trabajo  a todas las empresas del sector. La idea es equiparar las condiciones laborales en la competencia interna. Pero de vuelta eso impone condiciones distintas a las de los países que están compitiendo con la Argentina. Eso también perjudica a la Selección nacional, a las exportaciones .

-También habló de traer know how. Pero hoy las empresas más que traer talentos, huyen de la Argentina…

-La Argentina tiene que arreglar su ambiente de negocios. Hay diversos ámbitos para solucionar. La estabilidad macroeconómica es un gran reto que el país no ha sabido alcanzar. En Chile, en Perú, en México ya no se discute de macroeconomia  porque son problemas ya resueltos. Existe la posibilidad de solucionar la macroeconomía, que ha asustado a la inversión. Pero después está el hecho de que el marco fiscal y el laboral son complicados. Pero el país tiene otras fortalezas. Aquí hay especialmente mucho talento y es atractivo. Buenos Aires es una ciudad muy agradable y potencialmente puede atraer mucho talento. Este podría ser el Hollywood de habla hispana. Los Angeles es una ciudad del tamaño de Buenos Aires, pero la industria cinematográfica es gigantesca y aquí es chica todavía pero de una gran calidad. A mí me encantan las películas argentinas; me siento cerca culturalmente, aunque el idioma es un tanto parecido al español (risas).

-¿Cómo se ve desde los centros académicos del exterior a la situación económica y política argentina?

-La gente en Argentina tiene un gran pesimismo sobre el país y no se ve tanto en los números. El país está pasando algo de dificultad que venía en parte de la sequía del año pasado, la caída de las exportaciones, escasez de divisas, falta de confianza en la estabilidad de la moneda. Este año hay una cosecha récord; lamentablemente el precio de la soja bajó. Pero creo que la economía tiene cómo recuperarse de una manera más sana. Las prioridades son lograr la estabilidad fiscal y aumentar sustancialmente las exportaciones. No son cosas fáciles, pero si se logran hay mucho espacio para que el país crezca.

-¿Hay temor a nivel internacional al regreso del populismo? ¿Se lo ve como causante de las crisis recurrentes que azotaron la Argentina?

-El populismo en América Latina produjo crisis, y cuando más populista, mayores las crisis. El caso extremo es el de la crisis en Venezuela donde se destruyó todo. Y la Argentina muestra que la reconstrucción después del populismo no es fácil. Hay muchas cosas que arreglar y lograr los nuevos balances. En Venezuela decimos que sólo los barberos aprenden en cabeza ajena. Sería importante que los argentinos aprendieran sus lecciones. Hay alguna lección que el peronismo  tiene que aprender, porque fue gobierno muchas veces. Hizo gobiernos sensatos y otros que generaron grandes distorsiones económicas. La sociedad argentina tiene que saber, independientemente de los colores de los presidentes, cuáles son las políticas que no funcionan.

Venezuela: "Debe haber una amenaza"

Sobre su país,  Hausmann dio las siguientes definiciones:

-¿Cómo están jugando las grandes potencias en Venezuela para que se resuelva o no la crisis interna?

-La desgracia de Venezuela es que ni siquiera tienen que ser grandes. La dependencia que tiene el país respecto de Cuba es impresionante. Los servicios de inteligencia, la seguridad del presidente, la política exterior la manejan los cubanos. Cada vez que tiene un problema que resolver, Maduro viaja a La Habana para consultas. Venezuela es una colonia cubana, pero es una relación excepcional, porque hasta donde teníamos data, el subsidio altísimo. La presencia militar cubana en Venezuela es muy grande. Mucho menor es el involucramiento de China, que juega cuasi neutral, y Rusia entiende que esto es un desastre, a sus inversiones les va mal. Están jugando a la geopolítica con alguna transacción, pero son jugadores secundarios.

-¿Cómo se desplaza al Gobierno de Maduro?

-El único apoyo de Maduro son las fuerzas policiales y militares. Ha generado la peor catástrofe que se ha visto en la región. A 2018 ya había caído el PBI 50% y para este año se espera otro 25% de caída. Los militares tienen que ponerse del lado de la Constitución. Y la región tiene que empezar a amenazarlos. El Grupo de Lima ayudó muchísimo, pero tiene un artículo que no quiere ninguna amenaza militar. Y los militares venezolanos tienen que saber que se ponen del lado de la Constitución o se ponen ellos en peligro.

-¿Con una guerra?

-Una amenaza de guerra, o amenaza de intervención. El contrabando, el narcotráfico, los militares manejando las empresas expropiadas, el petróleo, la minería. Es difícil de que vuelvan a quererocupar sólo su rol. Nos dicen que tenemos que negociar, pero con qué. Tenemos dos tercios de la Asamblea Nacional, y el gobierno de Nicolás Maduro la ignora.

Políticas de desarrollo

Al ser consultado sobre cómo se pasa de políticas de ajuste como las que se están aplicando en Argentina a un sendero de desarrollo, Hausmann respondió:

-Son dos ámbitos de la política. Las políticas de ajuste hay que aplicarlas cuando hay un problema que las exige, pero las políticas de desarrollo tienen que ser permanentes, la economía tiene que absorber más tecnología. Esto implica permitir que la gente importe más maquinaria o haga más maquinarias; de tener acceso a información, pero también tener know how. Argentina creció muchísimo en fines del siglo XIX y principios del XX con la incorporación de talento humano que vino del exterior. Hoy el porcentaje de extranjeros de 6% o 7%, que es la mitad de los EEUU. Parte del crecimiento es la capacidad de atraer talento del resto del mundo. Es un complemento y no un sustituto de los trabajadores locales. Está demostrado que generan más demanda para los locales.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping