Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Hacen llegar al Papa un acta de compromiso para combatir la corrupción y el lavado

Se trata de una mesa interpartidaria que también integran el ex canciller Bielsa y otros dirigentes. La misiva, antes de ser enviada a Roma fue leída por el electo Macri y Scioli

El jueves 12 de noviembre, diez días antes del ballottage, a las manos del Papa Francisco llegó un texto de nueve páginas enviado de Buenos Aires a Roma, que habían leído Mauricio Macri y Daniel Scioli, los dos candidatos a Presidente, y que habían firmado cinco integrantes de una mesa de trabajo interpartidaria: Gustavo Gené, Rafael Bielsa, Gustavo Ferrari, Darío Ventimiglia y Germán Garavano, el nuevo ministro de Justicia de la Nación. El propósito de la misiva fue transmitirle al sumo Pontífice la intención de abogar por un futuro que guíe al país hacia una gestión pública y de gobierno signados por la transparencia.
"La corrupción ha penetrado los distintos niveles de la vida social, política, militar, artística y religiosa, generando, en muchos casos, una estructura paralela que pone en riesgo la credibilidad de nuestras instituciones", se redacta en el inicio de la extensa carta, que prosigue: "La corrupción afecta la estabilidad y seguridad de las sociedad dado que socava a las instituciones y los valores de la democracia, la ética y la justicia, y compromete el desarrollo sostenible y el imperio de la ley".
El pedido obedece a una pretensión de combatir la corrupción en todos los ámbitos y por ello adhirieron, además de Macri y Scioli, los cinco firmantes, provenientes de diferentes ámbitos: el abogado Gené, el ex canciller Bielsa, el asesor general del gobierno bonaerense Ferrari, el jurista Garavano y Ventimiglia, también reconocido abogado. Entre las problemáticas principales a resolver que se proponen en el texto figura también el lavado de activos.
En la carta se redacta puntualmente que "la agenda del próximo presidente será además, también, una agenda global donde destacan: el funcionamiento de organismos financieros que deben aportar a la producción y así afrontar las crisis económicas por un lado y la violencia derivada del amplio espectro que engloba al Crimen Organizado y el Terrorismo Internacional".
En otro párrafo resaltan que la circulación ilegal de divisas "alimenta estos flagelos". Y prosigue: "En el ámbito de las finanzas, la comunidad internacional debe limitar el abuso y la usura, y garantizar el desarrollo sustentable de los países y no la sumisión asfixiante de estos a sistemas crediticios que someten a la exclusión y la pobreza".
El texto es muy claro respecto a su postura de combatir el lavado de activos. "Se suele decir que no genera víctimas concretas, ya que estas sólo existen en los delitos subyacentes; afirmación que pretende despojar a la actividad de las consecuencias sociales y sufrimientos humanos que ocasiona; presentándola así como inocua", apunta.
Finalmente, promueve la puesta en funcionamiento de un "programa de acción", que tenga como objetivo principal proteger a la Sociedad Civil contra la corrupción, el tráfico ilícito de sustancias estupefacientes, de armas, de órganos humanos, de personas explotadas sexual y laboralmente, violación a los derechos humanos de los migrantes, contra el terrorismo y el lavado de dinero. Y en esa línea sugiere 16 premisas que se direccionen hacia una gestión gubernamentalmente activa.
La mesa de trabajo interpartidaria lleva un año elaborando estrategias en pos de combatir estos flagelos. En la carta presentación, enviada a "Su Santidad Francisco", le plantearon además que le acercan el trabajo alentados en el ejemplo que él les da, con su palabra y con su propia obra y "las decisiones que toma como Jefe de Estado".