Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Guillermo Calvo: "El país tiene que volver a acudir a organismos internacionales"

Lo dijo en un seminario organizado por el holding Techint. También afirmó que depender del crédito del exterior que lleva a dolarizarse aleja las inversiones de calidad

Guillermo Calvo:

El economista Guillermo Calvo desaconsejó apoyarse excesivamente en el crédito del exterior que lleva a dolarizarse, ya que esto aleja las inversiones de buena calidad, y sugirió "repensar la estrategia para volver a acudir al Banco Mundial y a la Corporación Andina de Fomento (CAF), que dan más plazo y seguridad, pero para lo que hay que pasar por el Fondo Monetario Internacional (FMI)".


"El ahorro de la Argentina es el más bajo de la región y no es de largo plazo, lo que provoca vulnerabilidad financiera. El descalce es muy grave en el país, y cada vez que hay una crisis no sufren sólo los bancos, sino toda la economía", añadió Calvo.


El economista abogó por "un sistema financiero doméstico mayor, más profundo y estable". "Si no hay crédito, no hay inversión. Pedir al exterior lleva a dolarizarse y esto no atrae inversión muy sana. Vienen inversiones en commodities, en todo caso, siempre que el Gobierno garantice las condiciones a precio leonino", precisó.
El economista disertó en el marco del XII Seminario Internación organizado por Techint bajo el título "Agenda para la transformación productiva de América latina en el nuevo contexto internacional".


Respecto de Latinoamérica, consideró que "la región es pobre y retrasada; el ingreso per cápita y el ahorro son bajos y este último depende del exterior, lo que la hace vulnerable. Sería interesante que preste atención al FMI, porque son préstamos de mayor plazo y seguridad, agregó.


También manifestó que la productividad de los factores es lamentable a partir de los ‘80 y, en particular en la Argentina, no se puede ignorar la necesidad de aumentar la eficiencia. "Históricamente nos hemos beneficiado de las tasas bajas en el resto del mundo pero ahora el mundo está estancado. La globalización financiera está en crisis y el G20 se reúne a decir sandeces", se quejó, al tiempo que ironizó contra la creencia mundial en "el nuevo mantra de que la tasa de interés fluctuante hará que todo se solucione".


En otro orden, citó a Larry Summers, en cuanto dijo que la mayor preocupación es que el mundo está en un estancamiento, y se refirió a la trampa de liquidez debida a la falta de disposición de los bancos a prestar.
"Los bancos están en el centro debido a la crisis financiera, y se busca regularlos pero se debe tener cuidado de no poner una regulación muy fuerte cuando el paciente ya tuvo el ataque al corazón. Los bancos europeos no prestan porque les pusieron condiciones de liquidez que no tienen. Además, mucho ahorro corresponde a fondos de pensión que, si hay inseguridad, puede refugiarse en activos seguros en lugar de dirigirse a la inversión", enumeró.


"El dinero en manos de los bancos dio un saltó fenomenal y no se transformó en crédito. A pesar del esfuerzo por evitar una deflación, la tasa de inflación está cercana a cero en Europa y la economía de la Eurozona está planchada", afirmó.


En Estados Unidos, el dinero en manos de los bancos saltó de 6% a 15% del PBI, y no hay inflación porque ese dinero no circula. Este país se recupera pero no vuelve a la tendencia que tenía antes de la crisis. La productividad de los factores se planchó. Es materia de análisis si este problema de oferta es por falta de ideas o si se debe al sistema financiero", apuntó.


Asimismo, dijo que "la tasa de interés real mundial es baja, el rendimiento de las inversiones también, y esto es algo que comenzó en el año 2000", expresó. "Y el salario real en EE.UU: no ha crecido al ritmo esperado, lo que explica que haya un sector de menores ingresos que piensa que se han olvidado se ellos; de allí surge el fenómeno Trump", remató.


En cuanto a China, dijo que es un misterio por que no hay inflación, pero probablemente "ellos tienen su propio Indec". "Es el paraíso de un keynenesiano; cuando se desaceleró su crecimiento, aumentó el crédito y las inversiones, y a pesar de todo, lo que logró es debilitar a los bancos y las reservas pasaron de 30% a 14% del PBI", indicó Calvo.