Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Gremios y oposición buscan frenar la ley de participación público-privada

Coincidieron en que la iniciativa "perjudica abiertamente a la industria" local. Críticaron la falta de política industrial y alerta por suba de importaciones y China

Diputados del massismo y el kircherismo se reunieron ayer con dirigentes de los gremios industriales con los que analizaron la crítica situación que atraviesan distintos sectores por la recesión económica y, entre otros puntos acordaron trabajar para introducir grandes cambios al proyecto de ley oficial de Participación Público-privada, que ya cuenta con media sanción del Senado.
Durante el encuentro, referentes de los gremios de la Confederación de Sindicatos Industriales y legisladores de la oposición, encabezados por José Ignacio de Mendiguren (massismo) y Axel Kicillof (FpV), "tuvieron amplio acuerdo en cuanto a la inquietud por la apertura comercial que propicia el Gobierno, con la cual asoma el fantasma de la desocupación y el cierre de fábricas al no poder competir con las importaciones", remarcaron en una declaración conjunta.
Además, enfatizaron la "preocupación en común" por el proyecto de ley de asociación público-privada. En ese marco, puntualizaron que "esta ley perjudica abiertamente a la industria nacional, sobre todo a las pymes y da rienda suelta a una mayor extranjerización de la economía". En ese marco, según pudo saber El Cronista, los legisladores opositores y los dirigentes gremiales acordaron introducir modificaciones de magnitud al proyecto para que tenga que volver al Senado, o directamente quede archivado.
En la reunión, realizada en la sede de la CGT, en Azopardo al 800 de esta capital, también se manifestó la "fuerte preocupación por la situación crítica que atraviesa la actividad manufacturera y la falta de política industrial que reflejan las decisiones del gobierno de Mauricio Macri.
Se acordó "la creación de una mesa técnica conjunta para monitorear la situación de la industria y promover acciones que defiendan y promuevan la producción nacional y el empleo". Lideraron el encuentro Héctor Daer, secretario adjunto de la CGT y diputado, y Rodolfo Daer, el secretario de Industria de la central obrera. Estuvieron acompañados por más de cincuenta delegados gremiales de diferentes sectores, que hicieron un repaso de cada actividad y expresaron una fuerte inquietud por el contexto macroeconómico (altas tasas de interés, dólar planchado) y la falta de medidas en favor de la industria. Por la comisión de Industria, acompañaron a De Mendiguren y Kicillof, los diputados Facundo Moyano; Abel Furlán; Horacio Alonso; Carla Pitiot y Liliana Mazure, entre otros. No hubo representación del oficialismo.
Tras el encuentro, De Mendiguren remarcó que "la industria está atravesando una foto complicada", pero "lo que más preocupa es la película". "No parece que el Gobierno tenga un proyecto industrial concreto y no vemos que esté convocando para discutirlo", dijo el diputado.
Por su parte, Héctor Daer precisó que "ante esta realidad, hay que mantener un vínculo con todos los sectores afines para defender la industria y el empleo".
La posibilidad de que el Gobierno declare a China como economía de mercado a fin de año y las declaraciones de Macri en favor de un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y el gigante asiático fueron motivo de debate durante toda la reunión. Según remarcó el secretario general de Uticra (calzado), Agustín Amicone, "con la matriz productiva actual de la Argentina y la región, un TLC con China significa una sentencia de muerte para la industria por la competencia desleal de la producción de ese país".
Al respecto, De Mendiguren agregó que "por cada puesto de trabajo que se exporta a China, se importan aproximadamente 4". Hoy, el déficit anual de empleo en esa relación supera los 350.000 puestos de trabajo.
Los economistas que trabajan en la Comisión de Industria junto con los equipos técnicos de la CGT trabajarán en elaborar un índice que determine el impacto sobre el empleo de este tipo de decisiones.
Por otra parte, se resolvió realizar una jornada de producción y empleo y sumar a los integrantes de la comisión de Legislación Laboral de Diputados.