Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Gremios docentes doblan la apuesta y piden suba de 40% con revisión en julio

Bullrich recibió a los sindicatos del sector, que reclamaron elevar el piso salarial de $ 6060 a $ 8500 y duplicar el monto del incentivo. Retoman la próxima semana

Gremios docentes doblan la apuesta y piden suba de 40% con revisión en julio

Las dificultades para destrabar la paritaria nacional docente se ha convertido en una constante de cada verano, aún pese al cambio de Gobierno. La misma foto volvió a repetirse ayer en la reunión entre el ministro de Educación, Esteban Bullrich, y la dirigencia de los cinco gremios docentes con representación nacional, escenario en el que el Gobierno presionó con la idea de fijar un incremento salarial en base a una proyección inflacionaria del 25%, más la promesa de algunos beneficios adicionales, y los sindicatos desafiaron la propuesta con el reclamo de una suba del 40% y la revisión semestral del acuerdo.

Los cinco gremios (Ctera, UDA, Sadop, Amet y CEA) llegaron al encuentro con la firme determinación de bloquear la estrategia oficial para la paritaria. Así, con algunos matices, pidieron elevar el actual piso salarial de la actividad de $ 6060 a una cifra de entre $ 8500 y $ 9000, lo que representa un incremento del orden del 40%. Y sumaron al planteo un reclamo para duplicar el monto del incentivo docente (Fonid), actualmente fijado en $ 510, y para revisar a mitad de año la evolución salarial respecto a la inflación.

Bullrich escuchó la posición de los gremios, pero no dio respuestas concretas. Tampoco insistió en su pretensión, adelantada el lunes en declaraciones periodísticas, acerca de que la recomposición salarial docente se ubique en torno a una perspectiva inflacionaria de entre 20% y 25%, que tanto malestar generó entre los gremios en la previa a la reunión de ayer.

En cambio, el ministro se enfocó en la disposición del Ejecutivo a conceder beneficios adicionales para los maestros para engrosar la proporción de la mejora salarial. Específicamente mencionó la promesa del presidente Mauricio Macri de elevar a $ 30.000 el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias y cambiar las escalas del tributo, destacó la intención oficial de incrementar los montos de las asignaciones familiares y propuso modificar el fondo compensador que la Nación le otorga a un conjunto de provincias para garantizar el pago del sueldo mínimo docente. "Ofrecen esos beneficios para evitar que se instale un porcentaje muy alto que después se replique a los gremios estatales o el sector privado", interpretó uno de los dirigentes docentes que participó del encuentro.

Desde los sindicatos, sin embargo, remarcaron que su prioridad se concentra en la discusión del aumento. "No queremos más educadores con un salario mínimo de $ 6000 y el ministro tiene que tener la sensibilidad de atender esa situación", señaló Sergio Romero, de UDA.

A su vez, Roberto Baradel, que integró la delegación de Ctera, consideró "bastante irreal" la perspectiva inflacionaria oficial y adelantó que la negociación paritaria continuará la próxima semana. Previo a una nueva cita con Bullrich, los gremios mantendrán un encuentro para definir una posición uniforme para continuar las discusiones con el Gobierno.