Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Gremios del sector privado reclaman bonos de hasta diez veces el piso de $ 2000

Aceiteros va por un suplemento salarial de $ 20.000. Camioneros reclamará por encima de $ 10.000 y en Alimentación piden $ 6000. UOM y transporte en debate

Gremios del sector privado reclaman bonos de hasta diez veces el piso de $ 2000

Con planteos muy variados que en algunos casos representan hasta diez veces el piso de $ 2000 establecido como referencia en el marco de la mesa de diálogo tripartito, los principales gremios de la actividad privada iniciaron o prevén hacerlo en los próximos días las negociaciones por el pago de un bono de fin de año que compense el deterioro salarial producto de la inflación. Salvo por la discusión en marcha por el pago del plus salarial en el ámbito de la administración pública nacional y las restricciones que atraviesan algunos sectores industriales, como textiles y calzado, con dificultades para hacer frente a un suplemento de $ 2000, la gran mayoría de los sindicatos alimenta expectativas de hacerse de una compensación de fin de año bastante por encima del piso acordado entre el Gobierno, la CGT y las cámaras empresarias.


El caso más significativo es el de la Federación gremial de aceiteros, que se sentará en los próximos días con la representación empresaria del sector con el reclamo de un bono de alrededor de $ 21.000. Ese planteo, según explican en el gremio, surge de aplicar el incremento salarial acordado en la paritaria de este año, de 38%, al suplemento de $ 15.600 que los trabajadores del sector recibieron a fines de 2015.


También el sindicato de Camioneros de Hugo Moyano, cuya paritaria cerró este año una suba de 37%, descarta de plano aceptar el molde de $ 2000. Las empresas del sector, agrupadas en la Fadeeac, aún no recibieron un pedido formal, pero desde el gremio ya anticiparon que el reclamo de mínima contempla duplicar el plus del año pasado, que ascendió a $ 5000 en tres tramos en el caso de rama con el nivel salarial más bajo del sector.


La negociación por el bono ya está en marcha en la industria de la alimentación. La conducción nacional del gremio elevó la semana pasada un pedido formal de un suplemento de $ 6000 a la Federación de Industrias de Productos Alimenticios y Afines (FIPAA), la entidad que preside Daniel Funes de Rioja. Las partes se reunirán la próxima semana para intentar acercar posiciones y definir la compensación que beneficiará a unos 80 mil trabajadores.


Similar parámetro para el bono esperan obtener los gremios del transporte y la UOM de Antonio Caló. En el caso del sindicato metalúrgico, se preparan para oficializar la próxima semana un planteo que incluiría un bono inferior para las pymes (en torno a los $ 3000) y una compensación de hasta $ 6000 en las grandes empresas, con la alternativa de pago en cuotas.


La cúpula de la UTA (colectiveros), en tanto, prevé un reclamo de $ 5000, esquema que también evalúan los principales gremios del transporte ferroviario que comenzarán negociaciones este mes. En el sector bancario la situación sigue complicada. El titular de la AB, Sergio Palazzo, aseguró que el gremio no recibió aún ninguna oferta de reapertura de paritarias ni de pago de un bono, por lo que amenazó con profundizar el escenario de conflicto. En diciembre pasado los bancarios cobraron un plus de $ 5500.


Tras haber cerrado el segundo tramo de su paritaria con una suba anual de 39%, la Uocra anticipó que irá por un plus por encima de los $ 2000.