Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Gremios de transporte exigen piso salarial de 30% y mayor rebaja en Ganancias

El sector, agrupado en la CATT, alertó que los cambios en el impuesto que proyecta el Gobierno no son suficientes. Schmid descree de la previsión inflacionaria oficial

En medio de los preparativos para el encuentro que el presidente Mauricio Macri mantendrá la próxima semana con la primera línea sindical en la apuesta de consensuar los lineamientos de la nueva ronda de paritarias, los poderosos gremios del transporte, agrupados en la CATT, ratificaron ayer al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, que el sector pedirá un piso salarial del 30% para los futuros aumentos y reclamaron la eliminación total del impuesto a las Ganancias sobre los trabajadores en relación de dependencia.

El grupo de gremios, encabezado por el titular de la CATT, Juan Carlos Schmid, plantearon sus diferencias con la propuesta del Gobierno de elevar a $ 30.000 el mínimo no imponible de Ganancias y recordaron que en medio de la campaña Macri había comprometido la derogación del tributo. Esa posición constituyó una respuesta concreta a la estrategia alentada por la Casa Rosada en el sentido de que la rebaja de la carga salarial del polémico impuesto determine a los gremios a aceptar un incremento menor en las paritarias, en línea con la previsión inflacionaria oficial de entre 20% y 25%.

"Le dijimos al ministro que no queremos parches con Ganancias y hablar de un mínimo no imponible de $ 30.000 brutos no es ninguna solución para nuestro sector", indicó a este diario el dirigente Juan Pablo Brey (Aeronavegantes), quien integró la delegación de la CATT que se reunió con Triaca y su par de Transporte, Guillermo Dietrich. Incluso, para no dejar dudas de la postura sectorial, enfatizó: "Nuestro piso (salarial) hoy es el 30%, no hay cambios".

Schmid ratificó la misma senda salarial. Y amplió: "Según Triaca, el proceso inflacionario va a estar alrededor del 25% este año; es una apreciación de la cartera laboral, nosotros no la compartimos. Igualmente es algo que se ha venido reiterando en las negociaciones anteriores de otros años. Los funcionarios dicen una cosa y al final el número termina siendo otro", advirtió.

La posición de los gremios del transporte reforzó la creciente resistencia sindical contra la aspiración del Gobierno de imponer un tope salarial en torno al 25%. El tema fue eje de la conversación reservada que Macri mantuvo la semana pasada en Olivos con el jefe de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, encuentro que fue adelantado ayer por un matutino porteño y confirmado más tarde por fuentes oficiales y sindicalistas.

Según algunos rumores, en esa charla se habría avanzado en la posibilidad de que los futuros aumentos se ubiquen en una banda de entre el 24% y 28% a cambio que la garantía oficial de una profunda modificación de Ganancias y la universalización de las asignaciones familiares, entre otros beneficios para los trabajadores.

Sin embargo, referentes cercanos al líder camionero rechazaron en forma tajante que su jefe se haya comprometido a aceptar un techo salarial. "Es imposible prometer algo así con la suba de precios y los aumentos en la electricidad que castigan a los trabajadores. Tenemos que ser coherentes con lo que representamos", indicó un dirigente moyanista.