Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Gran cuñado 2016: Macri, Ottavis y Vicky Xipolitakis, los primeros en entrar a la casa

El segmento político de ShowMatch comenzó con el presidente de la Nación en la piel de Feddry Villareal, y el Bicho Gómez, un Ottavis chueco por demás, su exnovia caracterizada por Fátima Flores.

 

Marcelo Tinelli dio por iniciado su promocionado segmento politico, dentro de ShowMatch, conocido como Gran Cuñado. Así el primero en ingresar a la casa fue el presidente Mauricio Macri, muy bien caracterizado por el humorista Freddy Villareal. "Qué lindo que Marcelo vuelva, que mañana se hable de otra cosa, que se hable de Holyfield, porque las piñas me las estaba bancando yo solo", fue el primero golpe de humor que dio el mandatario trucho.

"En el segundo semestre, se va a venir la primavera. En Europa está haciendo estragos y la vamos a traer. El Tiki (por Francisco, el hijo de Tinelli) tenía cinco años cuando lo conocí, ahora en el segundo semestre va a estar más grande", dijo ante la mirada atenta de Marcelo Tinelli.

En la puerta de la casa, lo recibió el periodista Diego Leuco, que le preguntó si entraba "con la plata o si la iba a dejar afuera", en referencia a las cuentas offshore que el Presidente tiene en Bahamas.

Después llegó el turno del Bicho Gómez, el humorista le dio forma a un casi desforme José Ottavis. Chueco al extremo, el comediante entró de la mano de otra grosa del humor, Fátima Flores, quien le dio forma a la siempre ocurrente Vicky Xipolitakis.

Luego, el conductor más famoso de la tele presentó al verdadero Ottavis, quien ingresó tímido y haciéndose el enojado por cómo estaba caracterizado. Después de un simpático cruce con Tinelli y hasta con Moria Casán, a quien la prensa del corazón señala como su nueva compañía, el dirigente de La Cámpora trucho ingresó a la casa.

Ottavis aseguró que el Bicho se parecía más a Gerardo Rozín que a él. Y también tuvo lugar para un blooper. Algo nervioso, al ser consultado por Tinelli sobre su labor política, el diputado del FpV se despistó por un momento. 

- Tinelli: "¿Sigue como dirigente de La Cámpora?"

- Ottavis: "Como militante"

- T: "¿Y qué cargo tiene elegido?"

- O: "No, ninguno… Ah, diputado soy".