Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Gobierno, empresas y gremios pactan negociar un bono de $ 2000 para compensar inflación

El pago del plus de fin de año se discutirá por sector, según el acta-acuerdo firmada por las cámaras del G6 y la CGT. Satisfacción del Ejecutivo que logró evitar un paro nacional

Funcionarios, empresarios y sindicalistas, intercalados en una mesa redonda, iniciaron la ronda de diálogo

Funcionarios, empresarios y sindicalistas, intercalados en una mesa redonda, iniciaron la ronda de diálogo

Tras una extensa reunión que duró más de cuatro horas y en la que hubo momentos de tensión, el Gobierno, los empresarios y los sindicalistas lograron ayer firmar un compromiso para que cada sector abra una negociación tendiente a acordar el pago a los trabajadores del sector privado de un bono de fin de año en torno a los $ 2000 que compense la pérdida de poder adquisitivo de los salarios producto de la inflación.
Se trató de un acuerdo más bien político que no implica el mandato obligatorio de un convenio, aunque insta a los empresarios a hacer un esfuerzo para que todos los trabajadores tengan un mejor fin de año y se sienten a negociar con su contraparte. Además, de esta manera, el Gobierno apuntará a instalar en 2017 la discusión paritaria en base a la inflación futura, una idea que es resistida por la CGT. "Esto es un documento político, no es un decreto, ni una orden judicial. Lo que sí manifiesta es un acuerdo de todos los que fueron hoy", aclaró el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en una rueda de prensa al término del encuentro.
Concretamente, el texto que surgió de la mesa de diálogo tripartita, y que lleva la firma de varios ministros, referentes de la CGT y de las cámaras agrupadas en el Grupo de los 6, afirma que "trabajadores y empleadores abrirán una negociación por sector para el pago de un bono extraordinario de fin de año no remunerativo y que servirá como compensación de la evolución salarial respecto a la inflación del 2016. Se acuerda como referencia/base un monto de $ 2000 por trabajador".
Este párrafo fue muy discutido y terminó de ser consensuado en la reunión. El Gobierno había hecho circular previamente otro texto que los empresarios de la UIA rechazaban por considerarlo "de carácter compulsivo", por lo que finalmente fue modificado para que sea firmado por todos.
El documento inicial decía: "Negociarán por sector el pago durante el mes de diciembre de un bono extraordinario de fin de año ...." y "se acuerda como referencia una base inicial de $ 2000 por trabajador". La CGT accedió a cambiar "negociarán" por "abrirán una negociación" y a quitar "diciembre" del texto porque reconocen que muchos sectores pagarán el bono antes de fin de año o lo desdoblarán. Y respecto de la "referencia/base", mientras que los gremios insistieron en que claramente se apunta apunta a un piso de $ 2000, en la UIA señalaron que se habilita a que en ciertos sectores pueda ser menos.
Concretamente, y en función de la inflación prevista para el año (el Ejecutivo calcula que rondará el 38%, la CGT prevé en torno al 40%), el acuerdo firmado ayer habilita a que los sectores que cerraron paritarias en línea con la suba de precios no den un bono extra, así como también impulsa a aquellos que acordaron por debajo de ese porcentaje a otorgar un plus navideño. En la reunión, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, afirmó que el promedio de las paritarias fue del 34%. Desde la CGT, a su vez, advirtieron que si los empresarios no otorgan el bono, desconocerán el compromiso asumido con el Gobierno y desarticularán la flamante instancia de diálogo tripartito.
Desde la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), su presidente, Juan Chediack, estimó que serán beneficiarios de un bono los trabajadores que cerraron sus acuerdos paritarios por debajo de la inflación proyectada para diciembre del 38%, "para completar esa diferencia y como un arranque para 2017". Con ello dejó entrever que su sector no evalúa dar el plus porque acaban de cerrar el segundo tramo de su paritaria, que sumó 17% al 22% otorgado durante la primera mitad del año, totalizando un aumento de 39%. Sin embargo, desde el gremio de la actividad, que lidera Gerardo Martínez, ratificaron que reclamarán el pago de la compensación.
A su vez, el sector de Comercio había anunciado un 19% adicional al 20% ya concedido en abril pasado, pero su firma quedó condicionada al resultado de la reunión de la mesa de diálogo, con lo que su definición se anunciará en las próximas horas.
En el encuentro realizado en el Museo del Bicentenario, contiguo a la Casa Rosada, funcionarios, empresarios y gremios también acordaron volver a reunirse durante la primera quincena de noviembre y diciembre para continuar discutiendo cuestiones que hacen a la mejora de la competitividad y la productividad. A esos encuentros se sumará la Iglesia, que a través de un escrito saludó ayer la vocación de diálogo expresada por la participación tripartita en la reunión. El Gobierno repasó ayer los pilares del Plan Productivo, que serán desarrollados en los próximos encuentros, a los que la CGT irá con un pedido de compromiso empresario para evitar los despidos y las suspensiones (ver aparte).
"Es uno de los hechos políticos más relevantes del año. El ponernos de acuerdo en temas en donde hay diferencias, donde todos fuimos capaces de ceder algo para firmar este texto es más que importante", enfatizó el presidente de la UIA, Adrián Kaufmann. A su vez, el vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina, afirmó que "el campo no le escapa ante el nuevo pedido del Gobierno" y trabajarán en su paritaria para analizar qué se puede otorgar como plus.
Por su parte, el titular de UPCN y secretario adjunto de la CGT, Andrés Rodríguez, remarcó que el pago del bono es "un compromiso asumido por las partes y hay que cumplirlo" y confirmó que "quedó en suspenso" un eventual paro de la central obrera. También José Luis Lingeri, de Obras Sanitarias, destacó ante este diario la importancia de avanzar en el diálogo tripartito y el acuerdo alcanzado para intentar recomponer el deterioro salarial por efecto de la inflación. "Es un avance muy significativo, un puntapié para alinear la economía. Creemos que las empresas van a ser el esfuerzo para pagar este bono", indicó el sindicalista.