Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Gobierno difundió parte del Concierto de la Paz filmado en La Antártida

El Himno Nacional Argentino y el Himno a la Alegría de Ludwig van Beethovern fueron parte del repertorio que interpretó la banda conformado por músicos de las tres Fuerzas Armadas. 

Gobierno difundió parte del Concierto de la Paz filmado en La Antártida

El Himno Nacional Argentino y el Himno a la Alegría de Ludwig van Beethoven fueron las dos piezas musicales difundidas hoy en las redes sociales del primer Concierto por la Paz que una banda de 43 músicos de las tres Fuerzas Armadas tocó en la Antártida, en inmediaciones de la base Marambio, con temperaturas de 16 grados bajo.

El Ministerio de Defensa publicó hoy los videos, que formaron parte del concierto grabado en cuatro jornadas a principios de diciembre para transmitir al mundo un mensaje de concordia y cuidado del medio ambiente.

El primer video fue el de Imagine de John Lennon, que había sido distribuido el jueves pasado.

El ministro de Defensa, Julio Martínez, dijo a Télam que "la Antártida es una prioridad del Estado argentino en materia de defensa junto a la colaboración en las misiones de paz de Naciones Unidas, la asistencia ante emergencias humanitarias, la vigilancia de fronteras en el norte y ahora la participación de este ministerio en el Plan Belgrano".

Y completó: "La Antártida es un continente de paz, donde Argentina reafirma su presencia soberana a través del desarrollo de la ciencia y la preservación de los recursos naturales".

Por su parte, el director de Política Internacional de la cartera de Defensa, Carlos Ramírez, aseguró que "desde que la participación de 11 bandas militares de distintos países fue uno de los sucesos de los festejos del Bicentenario de la Independencia, veníamos pensando en hacer una convocatoria por la paz hacia el mundo desde la Antártida argentina".

Y apuntó que "ésta es la primera vez que músicos de las tres armas trabajan juntos y que una banda militar toca en la Antártida; ensayaron en conjunto más de dos meses para convertir esto en un mensaje de paz y de preservación del medio ambiente", apuntó.

El funcionario contó que "la grabación de estos siete temas musicales representó un esfuerzo enorme; salimos de Palomar con 35 grados de temperatura, hicimos noche en Río Gallegos y llegamos a Marambio, que nos recibió con 16 grados bajo cero y neviscas que a veces nos obligaban a interrumpir las grabaciones".

Los músicos arribaron al continente blanco el 6 de diciembre a bordo de un avión Hércules C-130 y fueron recibidos por el personal civil y militar que cumple sus tareas en esa base argentina, de actividad permanente.
Sorteando las temperaturas bajo cero, las intensas nevadas y los fuertes vientos, la Banda de Música Conjunta interpretó un amplio repertorio que incluyó temas nacionales y extranjeros.

Entre los temas elegidos estuvieron también el tango Adiós Nonino, de Astor Piazzolla, dirigido -como en el caso de Imagine de Lennon- por el capitán de corbeta Ángel Marcelo Zurlo.

Los arreglos, realizados especialmente para este concierto, estuvieron a cargo de Juan José Zentilini, músico y personal civil de la Armada Argentina.

Los músicos interpretaron también el tango Caminito, compuesto en 1926 por Juan de Dios Filiberto y Gabino Coria Peñaloza, y el Himno a la Alegría, como se conoce al cuarto movimiento de la novena sinfonía de Beethoven.

En tanto, ante la proximidad de las fiestas y en pleno paisaje antártico, la Banda de Música Conjunta interpretó los villancicos Blanca Navidad, de Irving Berlin, y "Noche de Paz, noche de amor", una canción navideña austríaca, originalmente compuesta por el sacerdote Joseph Mohr y el organista Franz Xaver Gruber.

La iniciativa, además de transmitir un mensaje al mundo, emocionó y llenó de entusiasmo a la dotación al mando del vicecomodoro Ricardo Martínez, integrada por hombres y mujeres que durante un año habitan esa base para cumplir con el mantenimiento del aeródromos y con las misiones científicas que se llevan a cabo en la Antártida, en un trabajo de consolidación de la soberanía argentina en ese continente.