U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Gobierno busca abrir un diálogo por la paz social con empresarios y CGT

Preocupado por la tensión social y la reapertura de paritarias arriba del 40%, el Ejecutivo tantea medidas con gremiales empresarias y sindicatos

Sica, en una reunión previa con industriales; el lunes volvieron a conversar sobre el diálogo social

Sica, en una reunión previa con industriales; el lunes volvieron a conversar sobre el diálogo social

La posibilidad de reunir a empresarios y gremios para instrumentar una nueva instancia de diálogo que permita tener un fin de año de paz social en medio de la actual crisis económica volvió a estar en la agenda del Gobierno. El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, se los expresó claramente a algunos dirigentes de la CGT y también lo planteó el lunes en un encuentro reservado que mantuvo con la mesa chica de la Unión Industrial Argentina (UIA).

La amenaza de otro paro nacional convocado por la central gremial, posiblemente para el 27 de este mes, apenas tres días antes de que arranque en Buenos Aires la cumbre de líderes del G20, sumada a que se acerca fin de año y está latente la posibilidad de una alta conflictividad social por la inflación, la caída en los salarios reales y el aumento de la desocupación, generan fuerte preocupación en el Gobierno. Por eso, desde el Ejecutivo buscan ahora contener a las partes y empeza sondear de qué manera puede lograr un acercamiento que apacigüe el clima.

El encuentro con el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, y algunos otros dirigentes de la mesa chica de la entidad se realizó el lunes por la noche. En ese contexto, luego de hablar sobre la situación, cómo están afrontando las empresas la coyuntura y las perspectivas, Sica les planteó la posibilidad de convocar a un diálogo con referentes de la CGT para analizar cómo sobrellevar este momento. Consultado por El Cronista, el titular de Producción y Trabajo sólo explicó: "Seguimos manteniendo el diálogo de siempre trabajando para garantizar el empleo en Argentina".

La reapertura de las paritarias en un contexto cuando la inflación esperada es de 48% a 50% preocupa a los empresarios y al Gobierno, que apunta a lograr una desaceleración de la suba de precios a partir de este mes. El sector privado, sin embargo, es consciente de que si bien hay una situación generalizada de reducción de costos, algún beneficio tendrán que dar para contener a sus trabajadores a fin de año.

El cierre de la paritaria de camioneros en 40%, que se suma a los aeronavengantes, petroleros y al Smata, alertó al sector empresario, que teme que comience a replicarse en otros sectores. Por eso, la estrategia apuntará -y de hecho ya varias compañías lo están planteando- a dar un bono de fin de año por única vez.

En el caso del sector sindical, la intención de abrir un nuevo espacio de diálogo social fue planteada por Sica a referentes de la conducción de la CGT en la previa a la reunión en la que la cúpula sindical mantuvo el miércoles, en la que pretendía oficializar la fecha de un nuevo paro general. Ante el planteo, que también fue transmitido por otros funcionarios, la jefatura cegetista decidió postergar la definición de la medida de fuerza, pero aguarda por algún gesto concreto del Ejecutivo antes del próximo jueves 8. De lo contrario avanzará con el llamado a la huelga, la quinta contra la administración Cambiemos.

La pretensión sindical para aceptar avanzar un acuerdo social con el Gobierno es que se avance con un compromiso de las empresas para evitar aumentos de precios durante un período determinado, que podría ser hasta marzo. Además, los gremios aspiran a que el Ejecutivo a través de la Secretaría de Trabajo implemente algunos mecanismos destinados a frenar los despidos en el sector privado y que se acuerde el pago de un suplemento salarial de fin de año para todos los trabajadores (podría ser en dos tramos, en noviembre y enero) con el propósito de reducir el deterioro del poder adquisitivo de los sueldos frente a la inflación. A esa agenda, la CGT suma un pedido de un bono para jubilados y beneficiarios de planes sociales. "Hay buenos oficios de algunos funcionarios, pero esperamos que no quede solo en voluntarismo. Debe ser el Presidente (Mauricio) Macri quien ofrezca un gesto importante. Si no, no sirve", indicó un dirigente de la conducción de la central obrera a este diario.

Desde la UIA, varios miembros del Comité ejecutivo que participaron del encuentro aseguraron que se le planteó claramente a Sica que la entidad no está dispuesta a firmar ningún compromiso que no estén dispuestos luego a cumplir. "Las entidades no pueden jurídicamente hacer ningún pacto antidespidos o de mantención de precios pero tampoco tienen el imperium real para hacerlo hoy, en el actual contexto. Pagar salarios sin trabajar a tasas de 70% es inviable", aseguró uno de los miembros de la central industrial.

En cuanto a los precios, los industriales aseguran que sus productos no subieron lo que deberían haberlo hecho por la devaluación y el alza de los insumos. "Y suben los impuestos en lugar de bajarlos", se quejó otro industrial.

Dentro de la primera línea cegetista sostienen que la apuesta del Gobierno con la promesa de reabrir una instancia de diálogo apunta a intentar calmar los ánimos del sindicalismo y lograr que se deje sin efecto el paro al que falta ponerle fecha en la previa a la cumbre del G20, y a la par tratar de contener a los sectores más vulnerables y con ello descomprimir el escenario social con vistas al siempre conflictivo diciembre.

Comentarios1
Ricardo Gonzalez
Ricardo Gonzalez 02/11/2018 10:19:35

Ahora que aumentaron todo y se dan cuenta que no da para mas quieren una paz social, tomatelas

Más notas de tu interés